Grupos armados, quienes atacaron en Aquila: Gurrola

El comandante encargado de la seguridad en Michoacán, Felipe Gurrola, asegura que "nunca se agredió a nadie", pero menciona que si hubo disparos del Ejército se actuará conforme a la ley
20/07/2015
22:27
Dalia Martínez / corresponsal
-A +A

El comandante Felipe Gurrola Ramírez, designado por la federación como encargado de la seguridad en el estado, aseguró que fueron “grupos de civiles armados los que atacaron a la autoridad y a otro grupo de civiles”, sobre los hechos ocurridos el domingo pasado en la comunidad de Ostula, en donde resultó muerto un niño de 12 años y cinco personas más, entre ellos dos menores que resultaron heridos con esquirlas de arma de fuego.

En conferencia de prensa ofrecida esta noche, el comandante Felipe Gurrola aseveró que "la autoridad actuó siempre apegada a derecho y nunca se agredió a nadie”, y apeló al respeto a la ley y al apego al respeto a los derechos humanos.

Sin embargo, la policía comunitaria insiste en que fueron elementos del Ejército quienes habrían matado al menor. Así lo mencionó Germán Martínez -comandante comunitario de Ostula en sustitución del detenido Semeí Verdía- quien anunció una movilización para bloquear la carretera federal 200 a la altura del puente de Coahuayana, esto para exigir justicia y que no trasladen a Semeí, arrestado el domingo en el poblado La Placita.

Por su parte, el comandante Gurrola Ramírez señaló que el Grupo de Coordinación Michoacán, “da la cara ante la sociedad y no actúa anónimamente a través de las redes sociales, como muchos lo han hecho y que no tienen credibilidad; nosotros estamos presentando evidencia", dijo.

Durante la conferencia fueron presentadas una serie de fotografías que muestran a hombres armados sin uniformes y un camión del Ejército incendiado. En una de las fotografías se ve a un hombre frente a frente, presuntamente discutiendo con militares.

Aunque Gurrola Ramírez admitió que elementos del Ejército realizaron disparos, aseguró que estos fueron hechos al aire “con la intención de disuadir la situación". Y explicó que "si hubo disparos del Ejército que dañaron a la sociedad, sin duda se harán las investigaciones y se actuará conforme a la ley".

El pasado domingo, Semeí Verdía Zepeda, primer comandante de la policía comunitaria de Ostula, fue aprehendido por elementos del Ejército y la Marina; tras ello surgió un enfrentamiento entre presuntos pobladores y elementos del Ejército, lo que derivó en disparos contra civiles. 

Este lunes, el gobierno del estado informó que fueron dados de alta los cuatro heridos que estaban hospitalizados en un hospital de Tecoman, en Colima.

* Con información de Raúl Torres

Mantente al día con el boletín de El Universal

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS