Alcalde de Coatepec niega haber planeado asesinato

El edil con licencia, Roberto Pérez, asegura que sería incapaz de planear 'semejante atrocidad'; se sigue un proceso de desafuero en su contra acusado de la autoría intelectual del asesinato de su tesorero
Foto: Antonio Palacios
15/06/2015
10:27
Edgar Ávila / Corresponsal
-A +A

Con un proceso de desafuero en su contra acusado de la autoría intelectual del asesinato de su tesorero, el alcalde priísta con licencia del municipio veracruzano de Coatepec, Roberto Pérez Moreno "Juanelo", asegura que sería incapaz de planear "semejante atrocidad".

"Me conocen y saben cómo me he conducido en la vida, quienes conocieron a mi papá y conocen a mi mamá, a mi esposa y a mi hijita Alegra saben que soy un hombre incapaz de hacer un acto tan reprobable del que se me está acusando sin ninguna prueba fehaciente", suelta.

Sentado en el despacho principal de su abogado, el ex diputado local del PRI va más allá y decide hablar sobre los señalamientos -en corrillos políticos y en columnas periodísticas- de sus presuntos vínculos con la delincuencia organizada.

"Es un más de las infamias en mi contra", agrega en tono molesto.

A la distancia recuerda las publicaciones sobre la presunta investigación en su contra de la Procuraduría General de la República (PGR), lo cual -afirma- "es falso".

Quien dirigió por más de un año y medio al municipio cafetalero y turístico de Coatepec, zona conurbada a Xalapa (capital de Veracruz), niega que haya una persecución política y considera que en realidad los señalamientos en su contra, realizados por dos policías detenidos como autores materiales del crimen, son simplemente "de unos malsanos".

"No en lo absoluto, creo en un buen gobierno y creo en las instituciones, fui diputado y jamás hubo una persecución alguna contra algún alcalde", agrega en entrevista con El UNIVERSAL.

-¿Se peleó con el gobernador?

-No, el gobernador es mi amigo y lo digo orgullosamente.

La Fiscalía General del Estado solicitó al Congreso de Veracruz iniciar un juicio de procedencia (desafuero) en contra de Pérez Moreno acusado del presunto delito de homicidio en grado de autoría intelectual de su tesorero municipal, Guillermo Pozos Rivera, ex funcionario del gobierno de Fidel Herrera Beltrán.

El 25 de agosto de 2014 fue asesinado el tesorero municipal, por lo cual las autoridades ministeriales detuvieron a dos elementos de la Policía Municipal y a una empleada del propio Ayuntamiento como autores materiales del crimen.

"Hay un señalamiento, una declaración de un policía donde por oídas supuestamente yo instruí el asesinato del ingeniero Pozos, es el único señalamiento por el cual me están imputando", se defiende.

A finales de abril, solicitó licencia para separarse del cargo por un periodo de 59 días, por lo cual aún conserva el fuero constitucional, pues de haber solicitado su ausencia por 60 días lo hubiera perdido automáticamente.

"Yo solicité licencia de 59 días para esclarecer el artero asesinato del que fuera mi amigo el ingeniero Guillermo Pozo, para mí es más doloroso remover un tema que a todos nos ha consternado, a todos los que quisimos a Guillermo nos duele que todavía hoy en día se vuelva a hacer escarnio de ese artero crimen", critica.

Priísta de toda la vida, revela que ya investigaron todas sus cuentas personales y propiedades, la cuales -afirma- construyó gracias al trabajo "honesto" de su padre en la producción y exportación de café y cuestiones pecuarias, pero también a sus ganancias como diputado local.

"Y por supuesto que no tengo nada que ver ni he tenido nada que ver con la delincuencia organizada, en el año y medio que he tenido de servir no tuve ni siquiera una llamada de extorsión", señala.

Destacó la transparencia con que se manejaron recursos del Subsemun para tareas de seguridad y recordó que estaban en el proceso de certificación de su corporación, por lo que de 140 agentes, 50 habían pasado por los exámenes aplicados en la Academia Estatal de la Policía. "Yo prometí que en cuatro años sanearíamos la corporación", recuerda.

Hace llamado a la Fiscalía General del Estado y al Congreso del Estado a revisar bien su expediente y actuar conforme a derecho, porque -insiste una y otra vez- confía en las instituciones.

"Estoy consciente que no todos los diputados no son abogados, pero ellos siempre seguirán la línea de hacer justicia. Ya lo dijo el gobernador: el que la deba que la pague, pero aquí les pido y llamo a que profundicen en el dictamen y que de ahí emitan un resolución".

A unos días que se le venza su permiso por 59 días, reconoce que aún no analizan si regresará a la alcaldía, pero de lo que está seguro es que buscarán un amparo federal para evitar ser detenido y esperará que su partido, el PRI, se pronuncie sobre el caso, ya que -adelanta- jamás renunciará a su militancia.

Lo menos que hará, dice, será huir, porque "voy a salir con la frente en alto" y -afirma- "Dios es grande y muy sabio y nos pone muchas pruebas y hay que tomarlas con firmeza y decisión".

spb

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS