"El reto, acabar con crimen organizado"

Indica que en su gabinete no habrá recomendados, sino los mejores perfiles
Médico de profesión, asegura que demostrará que con la política es posible hacer muchas cosas adecuadas en favor de los ciudadanos. Foto: Especial
13/06/2015
00:57
Dalia Martínez / corresponsal
-A +A

 

Arturo Olivera Gutiérrez, virtual alcalde de Tancítaro, Michoacán, sabe que su labor los próximos tres años no será sencilla, pero dice ser consciente de que se enfrentará a una labor tan apasionante como peligrosa.

Este hombre, médico de profesión y maestro de vocación, fue el único que podía aceptar el reto de ser alcalde y blindarse sólo con la armadura de la confianza de la gente.

Olivera Gutiérrez ganó la elección con más de 53% de los votos y lo hizo sin gastar un solo peso, pues no hizo campaña como parte del acuerdo para ser candidato.

Desde abril, los dirigentes del PAN, PRI, PRD y Panal, así como los partidos Humanista y Encuentro Social decidieron que el hombre de 53 años, delgado y de ojos pardos, fuera el candidato común de este lugar azotado por la violencia del crimen organizado.

“Todos en el pueblo me conocen, saben quién soy, conocen a mi familia y todos estuvieron de acuerdo en que los volviera a gobernar”, dice mientras recuerda su primer periodo (2002-2005) con las siglas del PRI.

¿Cómo va a armar su gabinete?

—Lo haré junto con la gente, con todos los partidos y escogiendo los mejores perfiles. Aquí no va a haber nada de recomendados. Me interesa la gente que quiere trabajar por su pueblo, porque le interesa que todos estemos bien.

Reconoce que tiene ante sí el reto enorme de dar a su pueblo certeza y confianza en materia de seguridad, en generación de empleos; sobre todo, en garantizar que el crimen organizado no vuelva a trastocar sus vidas.

El doctor Olivera, como lo conocen en el pueblo, dice que llega a gobernar “sin compromisos” a pesar de que el PAN, el PRI y el PRD impulsaron su candidatura común.

“No les debo nada a ellos. Nadie puede exigirme nada entonces, porque voy a gobernar con la gente. Soy antes que nada un ciudadano que quiere a su pueblo”.

¿Cuál es su plan de trabajo?

—Todo este mes y el siguiente voy a recorrer todas las localidades y haré un diagnóstico para decidir por dónde empezamos. No estoy solo y eso se siente bien.

En materia de seguridad, ¿cómo le hará? Entendemos que es uno de los factores que llevó a los partidos a elegir a un solo hombre que se hiciera responsable de todo.

—Pues sí. Se puede decir que a mí me dejaron el paquete, la rifa del tigre, pero eso no me molesta. Lejos de verlo así, creo que es un reconocimiento. Por eso digo que debo respaldarme en la gente, en quienes ya conozco y me conocen. En la seguridad todos estamos involucrados. Desde los padres de familia hasta las amas de casa. Todos nos cuidamos y por eso creo que logramos sacar a los criminales de aquí, hasta cierto punto, sin tanta alharaca y sin ayuda. Nosotros solos lo logramos.

En este punto dice que desde hace meses el índice delictivo bajó casi a cero en este municipio donde la industria del aguacate es el eje de vida.

Arturo Olvera Gutiérrez también tiene un gran apego a la religión. En sus años mozos pensó en ser seminarista pero descubrió a tiempo que la medicina era su pasión.

Además de la gente, Olvera Gutiérrez se encomienda siempre a Dios y afirma que sin ser un fanático le reconforta creer que puede sostener su confianza en su fe.

“Hemos funcionado como vigilantes, pero la policía es y seguirá siendo la encargada de hacer los operativos, porque es su tarea”.

En política su sexto sentido le recomienda a llevarse lo mejor posible con todos los partidos políticos, y asegura que trabajará y mantendrá un diálogo franco con ellos.

“No me gustan los políticos, me gusta un poco la política. Por eso estoy aquí, no tanto para hacerla, sino para demostrar que se pueden hacer muchas cosas adecuadas a través de ella”.

¿No cree usted que hay grandes expectativas en su gobierno?

—Sí, yo también tengo grandes expectativas con mi pueblo.

Olivera Gutiérrez y Alfonso Martínez Alcázar, virtual alcalde de Morelia, son los candidatos que rompieron el molde de los partidos políticos en Michoacán y gobernarán los próximos tres años fuera de ellos.

Mantente al día con el boletín de El Universal

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS