Guadalajara, Tijuana y Monterrey, contra Uber

Taxistas de las tres ciudades denuncian competencia desleal. Acusan que las unidades del servicio móvil operan sin permiso
La empresa Uber entró en operaciones el año pasado en tres ciudades del país -Guadalajara, Monterrey y Tijuana. ARCHIVO. EL UNIVERSAL
30/05/2015
04:43
-A +A

[email protected]

La empresa Uber entró en operaciones el año pasado en tres ciudades del país -Guadalajara, Monterrey y Tijuana-, donde los taxistas denuncian competencia desleal y que los vehículos trabajan sin permiso de las autoridades para ofrecer el servicio.

En Tijuana, Uber comenzó a ofrecer traslados en agosto de 2014, con más de 15 mil usuarios. Los tiempos de espera oscilaban entre 10 y 15 minutos, según reportes de pasajeros, lo que permitió que se popularizara el servicio en la ciudad fronteriza.

De acuerdo con el ayuntamiento de Tijuana, existen en la ciudad 7 mil permisos para taxis, y Uber infringía el reglamento del transporte público. Sin embargo el tema, no trascendió ni hubo sanciones.

El 13 de mayo iniciaron los problemas, cuando un chofer y dos usuarios del servicio móvil, fueron retenidos por taxistas de la ciudad.

"Tu no puedes estar cargando en la calle compa, es ilegal lo que estás haciendo", gritaba un taxista, al que se le unieron otros que rodearon con sus vehículos a la unidad de Uber y amagaron al chofer que si no bajaba al pasaje, llamarían a la patrulla; en el incidente, agredieron verbalmente al usuario.

El 21 de mayo otros taxistas agredieron a otro conductor del servicio móvil y le rompieron el parabrisas en la Garita Internacional de San Ysidro.

Hasta el momento Uber, taxistas de la ciudad y el ayuntamiento de Tijuana no han llegado a ningún acuerdo.

Firman acuerdos

El servicio Uber llegó a la Zona Metropolitana de Guadalajara en agosto del año pasado, el cual ha ganado paulatinamente terreno entre los usuarios, por lo que taxistas han comenzado a resentir lo que ellos llaman "competencia desleal".

"El taxista es el único que paga por trabajar, llueva o truene yo le tengo que pagar a mi patrón 350 pesos diarios y el chofer de Uber gana sus mil 500 pesos semanales; la competencia es entre nosotros los taxistas y los dueños de los carros de Uber, que se han de llevar fácil sus 20 mil pesos mensuales libres", señala Francisco, quien -como casi todos los taxistas de la ciudad- conduce un Tsuru de reciente modelo que según las reglas de Uber no sería apto para brindar su servicio.

A finales de abril pasado los taxistas de la ZMG amagaron con iniciar una serie de manifestaciones y paros si el gobierno del estado no intervenía en este asunto y lograron que se instalara una mesa de negociación en la que el 17 de mayo pasado se firmaron cuatro acuerdos que hasta ahora han mitigado el enojo de los concesionarios.

Así, el gobierno de Jalisco, a través de la Secretaría de Innovación, Ciencia y Tecnología (SICYT) se comprometió a crear una aplicación para teléfonos inteligentes a través de la cual los sitios de taxis puedan ofrecer su servicios.

Además, se iniciará un proceso de capacitación para que los taxistas sepan usar esta aplicación y se modificarán los artículos del reglamento de la Secretaría de Movilidad (SEMOV) en los que se maneja el concepto de "Arrendamiento con Chofer" con lo que se pretende intentar integrar el servicio de Uber en la ley.

También se revisará la competencia de los municipios para que éstos puedan sancionar a los giros comerciales que promocionan y ofrecen el servicio de "taxi ejecutivo" en sus instalaciones y por parte de su personal.

Francisco ve a Uber como una "plaga" que poco a poco se va extendiendo, y aunque afirma que hoy sigue siendo un servicio que no usa la mayoría de la gente, considera que en Guadalajara tiene un nicho de mercado muy grande: "es algo ilegal porque los carros no están registrados ante la Secretaría de Movilidad, pero aquí a la gente le gusta el 'blof' y en vez de llegar en un taxi como este van a preferir llegar en un BMW, aunque les cobre unos 20 pesos más".

Para intentar competir con Uber, algunos taxistas de la ciudad se han afiliado a EasyTaxi, una plataforma similar a Uber pero que funciona sólo con taxis registrados ante la autoridad; según el director regional de esta plataforma, Jaime Aparicio, quienes se han integrado han incrementado sus ganancias hasta en 40%.

Rubén maneja un Nissan Tiida 2014 de color negro, es chofer de Uber y en su forma de hablar se nota cierta preparación para dirigirse a sus pasajeros, a los que de entrada ofrece una botella con agua; aunque prefiere no hablar mucho de la polémica que hay en torno a Uber, considera que, por su seguridad, es un servicio muy popular entre gente de "clase alta".

Dice que gana por comisión, no un sueldo fijo, y tiene prohibido aceptar propinas; además, él no tiene que hacerse cargo de pagar la gasolina o el mantenimiento del carro, "yo soy su chofer", insiste.

Según él, ya en confianza, se ha tolerado la presencia y operación de Uber en la ciudad porque muchos empresarios, políticos y hasta el gobernador tienen carros trabajando.

Pierden usuarios

Taxistas de centrales obreras y guías de turismo en Monterrey dijeron que con la entrada de Uber, en octubre de 2014, ha disminuido 40% el número de pasajeros.

Criticaron que estas unidades operan con vehículos de lujo, pero con placas particulares y sin permiso para dar el servicio de transporte.

Representantes de la Asociación de Guías de Turistas de Monterrey, que desempeñan su trabajo en la zona hotelera, expresaron que desde enero de este año se han visto afectados porque gente que antes solicitaba sus servicios, ahora contactan vía internet un carro y llegan a los cinco minutos.

Mario Garza y Domingo Azúa, guías de turismo que también ofrecen transportación a sus clientes, Comentaron que si bien sus automóviles están limpios y presentables para dar un buen servicio a los turistas, resultan modestos si se comparan con las unidades de lujo como Mercedes Benz y BMW que ha metido Uber a trabajar.

Lo que no saben los clientes es que ellos se han ganado un prestigio con más de 30 años de trabajar en la zona hotelera, que todos están certificados y cuentan con una credencial por haber llevado un curso en la Escuela de Hotelería y Turismo, al tiempo que cada uno de sus carros cuenta con placas expedidas por el gobierno federal, con permiso para dar el servicio de transporte.

En cambio, señalaron, Uber trae carros con placas "colgadas" o de particulares, y no tienen permiso oficial para ofrecer el servicio de taxi, por ello en caso de accidente, el seguro que traen los pasajeros de Guías de Turistas de Monterrey es de cobertura amplia, mientras choferes de Uber tienen que aconsejar a sus clientes que digan que son amigos o familiares del operador de la unidad, pues si reconocen que iban como pasajeros quedarían desprotegidos.

Mencionaron que hace unas semanas los taxistas de la CROC, CTM y CNOP que dan servicio en el aeropuerto internacional Mariano Escobedo, pidieron la intervención de la Policía Federal, que retiró varias unidades de Uber, por trabajar de manera ilegal.

En tanto, Héctor Serrato, delegado de la CROC y encargado del sitio de taxis que se localiza en el cruce de las calles Zaragoza y Morelos, en el centro de la ciudad, señaló que si las autoridades no ponen freno a ese tipo de empresas, "van a acabar con el servicio de taxis" tradicional, que atiende a los usuarios comunes: el obrero, el empleado, el estudiante, el ama de casa.

Consideró Serrato que dentro de Uber deben estar metidos grandes capitales y funcionarios de primer nivel en el gobierno federal, para que puedan trabajar sin permiso y con unidades de lujo. "No son particulares como nosotros, yo traigo mi taxi, pero lo rento, no me he podido hacer de mi carro ni de placas como esa gente que viene inmediatamente a trabajar, son personas que están movidas por gente de mucho dinero", expresó.

Ellos trabajan con placas particulares, es algo ilegal, y a nosotros nos cobran por hacer la escuela de manejo y trato al usuario, pagamos mil 500 y son dos días de encierro sin trabajar, y cuando se vence la licencia son dos días para renovar. Las placas andan ahorita arriba de 200 mil pesos, y para renovar la licencia son mil 500 pesos.

En octubre de 2014 Uber inició operaciones en la ciudad, pero ha debido enfrentar acciones de la Agencia Estatal de Transporte. El14 de marzo de este año en el municipio de San Pedro, la AET retiró 14 unidades, y se les aplicaron multas de 35 mil pesos, por dar servicio de transporte de pasajeros sin contar con el permiso correspondiente.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS