Se encuentra usted aquí

Suspenden a cura por supuesto abuso

Arquidiócesis advierte que sacerdote cuenta con una denuncia; vicario alista proceso penal
Foto: Archivo EL UNIVERSAL
08/04/2015
11:03
Xóchitl Álvarez / Corresponsal
-A +A

La Arquidiócesis de San Luis Potosí suspendió al sacerdote Noé Francisco Estrada Hernández, vicario de la parroquia de la comunidad de Rioverde, por estar implicado en un presunto abuso sexual.

El religioso fue notificado de su suspensión canónica Ad cautelum, la noche del domingo, por un emisario del arzobispo Jesús Carlos Cabrero Romero. El vicario atribuyó la medida en su contra a una “cacería de brujas”.

El sacerdote se inconformó con la suspensión impuesta por el jerarca de la iglesia Católica potosina y anunció que presentará una denuncia penal en contra de la Arquidiócesis, porque con la acusación han causado “daños morales contra mi persona y mi familia”.

En una conferencia de prensa, dijo ser sujeto de una persecución, porque “existe dentro de la diócesis una ‘cacería de brujas’, respecto a connotaciones de índole sexual”.

Rodeado de amigos, familiares y jóvenes religiosos, Estrada Hernández —quien durante siete años ejerció su sacerdocio en Rioverde— solicitó al arzobispo la remoción del promotor de Justicia de la Arquidiócesis, Héctor Colunga, a quien acusó de ser parcial y entrar en conflicto de intereses en ese caso por tener cercanía con la parte acusadora.

Comentó que Héctor Colunga omitió el procedimiento que le da certeza al proceso canónico.

Denuncia penal. El vocero de la Arquidiócesis de San Luis Potosí, Juan Jesús Priego Rivera, informó que el sacerdote Estrada Hernández fue separado de sus funciones sacerdotales siguiendo el protocolo establecido por tenerse una denuncia de tipo sexual.

“Se están siguiendo las normas, tanto del derecho canónico como del derecho penal. El derecho canónico pide que si hay una denuncia de ese tipo se suspenda al clérigo Ad cautelam, y al mismo tiempo se notifica el caso a la Procuraduría” de Justicia, explicó.

El pasado 22 de febrero, el arzobispo garantizó que habrá “tolerancia cero” para los curas pederastas.

A la fecha, de acuerdo con cifras de la PGJE, seis sacerdotes acusados de pederastia se encuentran prófugos de la justicia, entre estos el padre Eduardo Córdova Bautista, acusado de abusar sexualmente de 19 menores. 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS