Policías, objetivo de cártel; en 20 días matan a 21

Convocan a reunión urgente con la federación. Nueva Generación tiene presencia en 9 estados
La detención de Rubén Oseguera González, "El Menchito", hijo del líder del Cártel Jalisco Nueva Generación, el 30 de enero de 2014, provocó el recrudecimiento de los actos criminales por parte de este grupo delictivo, que en represalia quemó ese día vario
08/04/2015
05:42
-A +A
Por: Raúl Torres Corresponsal

Guadalajara.— En tan sólo 20 días el Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG) asesinó a 21 policías de diferentes corporaciones en el estado e incluso atentó contra la vida del comisionado de Seguridad, lo que ha generado alarma en el gobierno de la entidad, que esta mañana convocó a una reunión extraordinaria con el grupo de coordinación de seguridad, conformado por el Ejecutivo estatal, el Ejército, la PGR, la Policía Federal, el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen) y la Fiscalía local.

Aunque el gobierno de Jalisco tenía información de que este cártel operaba en prácticamente todas las regiones de estado y controlaba el trasiego y la producción de droga, además del robo de combustible, fue hasta el 19 de marzo pasado que se dio cuenta del poder de fuego y el nivel de organización que tiene este grupo delictivo al mando de Nemesio Osegera Cervantes, El Mencho.

Según un informe de la PGR, el CJNG opera, además de Jalisco, en ocho entidades de la República (Colima, Michoacán, Guanajuato, Morelos, Nayarit, Guerrero, Veracruz y DF), lo que lo convierte en una de las organizaciones criminales que más se ha expandido por el territorio nacional, tras los reacomodos provocados por el arresto o la muerte de algunos capos. 

El 19 de marzo, en el municipio de Ocotlán, en la ribera del lago de Chapala, una célula de este grupo criminal emboscó a un convoy de la Gendarmería Nacional utilizando rifles de asalto, armas de calibre 50 y lanzagranadas; en ese ataque murieron cinco policías, dos ciudadanos y tres presuntos delincuentes. 

De acuerdo con algunas versiones, el grupo de gendarmes buscaba a El Mencho, pues se tenía información de que se reuniría con otros integrantes del CJNG en ese municipio; según estas versiones, el grupo que atacó a los gendarmes pertenecía al primer perímetro de seguridad del líder del grupo delictivo. 

Cuatro días después, el 23 de marzo, en el municipio de Zacoalco de Torres, elementos de la Fiscalía se enfrentaron con un grupo armado que, al intentar escapar, volcó el vehículo en el que viajaba; en este hecho, murieron cuatro presuntos integrantes del cártel, entre ellos Heriberto Acevedo, El Gringo, uno de los líderes de la agrupación. 

Luis Carlos Nájera, procurador del estado, señaló en esa ocasión que El Gringo operaba en los municipios de Tlajomulco —donde ordenó el asesinato de dos agentes investigadores de la Fiscalía, quienes fueron abatidos el 29 julio de 2014—, Cocula, Zacoalco de Torres, Atemajac de Brizuela, Talpa y Guachinango. 

A El Gringo también se le atribuyó la emboscada contra un convoy militar el 12 de mayo de 2014 en el municipio de Guachinango; en ese enfrentamiento fallecieron cuatro soldados. 

Una semana después de la muerte de Acevedo Cárdenas, el comisionado de Seguridad del estado, Alejandro Solorio Aréchiga, fue emboscado por un comando en el poblado Río Blanco, en Zapopan; aunque los agresores utilizaron armamento de alto poder, el también jefe de la Fuerza Única y sus escoltas lograron salir ilesos. 

Según el propio Solorio, los sujetos que lo atacaron estaban armados con un lanzamisiles, el cual no lograron accionar. La Fiscalía indicó que el atentado fue perpetrado por elementos del Cártel de Jalisco como una venganza por la muerte de El Gringo y reveló que se había iniciado una investigación en la dependencia, debido a la sospecha de que el grupo delictivo tiene algunos informantes dentro. 

Cinco días después, la Procuraduría informó que había capturado a cuatro presuntos implicados en el ataque contra el comisionado y se tenían pistas para dar con el resto de los responsables; hoy hay 15 procesados por ese ataque. 

Pero la noche de este lunes —mientras un grupo del CJNG emboscaba sobre la carretera Mascota-Puerto Vallarta a un grupo de la Fuerza Única, matando a 15 elementos e hiriendo a cinco más—, en Zacoalco de Torres otra célula del grupo delictivo asesinaba al director de la Policía Municipal, Miguel Ángel Caicedo Vargas, sobre cuyo cuerpo clavaron una cartulina con amenazas contra las autoridades. 

Tras estos hechos, Solorio Aréchiga indicó que en ambos casos se trata de reacciones del cártel por la muerte de Acevedo Cárdenas; aunque el comisionado explicó que el crimen contra los policías estatales no quedará impune, negó que se haya activado el Código Rojo, protocolo que deja en manos de la Secretaría General de Gobierno la coordinación de las dependencias de seguridad en la entidad. 

Este martes se hará un homenaje a los policías caídos, a cuyas familias se les ha prometido protección y ayuda financiera por parte de la administración estatal. 

jram

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS