Alondra y su padre estarían en otro país

Reynaldo sería detectado si viviera en EU o México: hermana. Abuela se oponía a que la niña fuera traída desde Houston
29/04/2015
04:29
Xóchitl Álvarez / Corresponsal
-A +A

Guanajuato.— A Reynaldo Díaz su familia le perdió la pista en el año 2007, después de que un día apareció en la casa de su mamá, Victoria Barragán, en su natal Tacátzcuaro, Michoacán. El hombre llegó con Alondra, entonces de cuatro años de edad, con quien viajó desde Houston, Texas, sin la autorización de la madre de la pequeña, Dorotea García.

Luz María Díaz Barragán, hermana del Reynaldo, señala que tienen aproximadamente ocho años de no verlo, ni hablar con él; debe estar bien, viviendo en algún lugar del extranjero, estimó.

“Vino después que recién se trajo la niña [de Houston], pero como mi mamá no lo apoyó le dijo que la regresara con su mamá. Se fue y nunca regresó”.

En esa ocasión, Reynaldo argumentó que se había traído a Alondra para protegerla, porque Dorotea la pegaba mucho y que en un juicio de familia en Houston, la Corte se pronunció a favor de la mamá.

“No pudo comprobarle los golpes y mi hermano decía que Dorotea golpeaba muy feo a Alondra, y que lo mismo hacía con otra hija mayor que tuvo antes de casarse con Reynaldo”.

Alondra Díaz es la niña que reclama Dorotea, confundida con Alondra Luna, quien fue sustraída de su escuela en Guanajuato por agentes de la Interpol, luego de que una juez de Michoacán ordenó que se la llevaran a Estados Unidos.

En entrevista telefónica, Luz María comenta que Reynaldo, residente de Estados Unidos, conoció a Dorotea cuando ella llegó a Houston, procedente de Guerrero, después de casaron y así la mujer obtuvo la residencia.

Hacía lo posible por proteger a su hija. Defiende que Reynaldo “es muy buena persona, es muy noble, porque cuando él vino dijo que no iba a permitir que Dorotea le pegara a la niña como lo hacía, y que si le pegaba cuando él estaba presente, que temía que se la fuera a matar”, comenta.

“Mi madre le decía a Reynaldo que estaba bien que protegiera a su hija, pero que lo hiciera por medio de la ley, que él hablara, mi hermano le dijo: ‘¡Ya hablé, ya hablé!, pero Dorotea me voltea todo’”, detalla Luz María.

Explica que el conflicto de Reynaldo con Dorotea —en el que se involucró a la familia Luna Núñez— ha resultado bastante complicado para la familia, incluso ha afectado la salud de su mamá, Victoria, quien padece del corazón.

Luz María expone que Reynaldo tiene que estar viviendo en un lugar distinto a México y a Estados Unidos, de lo contrario ya habría alguna noticia de él. “Ya lo habrían detectado por la niña, en la escuela”.

La hermana de Reynaldo y cuñada de Guadalupe Luna, señala que conoce a las dos Alondras, a su sobrina sólo la llegó a ver cuando estaba “chiquita” y a Alondra Luna hace como tres años.

Lucha legal. Gustavo Luna Romero informó que el lunes pasado formalizó con el Centro de Atención a Víctimas de la Secretaría de Gobernación, los pasos a seguir para formalizar la denuncia por el caso de su hija Alondra, para lo cual este martes viajó a Morelia, Michoacán, con un representante de Derechos Humanos, en donde asistieron a las oficinas de la Fiscalía y de impartición de justicia.

El padre de Alondra externó que su hija se ha reintegrado a sus actividades escolares cotidianas y que con las acciones legales que realiza se busca que se haga justicia y sancione a quienes les causaron daño a la adolescente y a su familia, y que no ha recibido dinero por parte de nadie.

Destacó que la participación de su hija en un evento del PAN, el sábado en Guanajuato, fue circunstancial porque iban a darle las gracias a la candidata a la alcaldía, Ruth Lugo, por el apoyo que les brindó cuando la Interpol se llevó a la menor. Al respecto, subió un video en su perfil de Facebook.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS