Arath de la Torre va a terapia

Para lidiar con la fama y sobrellevar fracasos como el de su programa de tv, el comediante recurre a la psicología. Ahora estrenará la obra "Bajo terapia"
FOTOS: CARLOS MEJIA. EL UNIVERSAL
18/02/2017
00:08
Sughey Baños
-A +A

[email protected]

La fama, su carrera, las críticas, los triunfos y los fracasos son más llevaderos para Arath de la Torre gracias a la terapia psicológica que toma constantemente desde hace algunos años, de otra forma ser actor sería algo casi imposible, según explicó.

“Los que realmente estamos comprometidos en ser actores tenemos contacto con distintos tipos de energías, la terapia me ha ayudado mucho a ubicarme y a estar muy claro que lo que se diga de mí no debe de importarme, sino que debo de enfocarme en mis sueños y en lo que yo quiero. Me ha ayudado para sobrevivir allá afuera, porque en el escenario es donde me siento seguro, la vida es en donde me cuesta trabajo estar”, expresó.

Es precisamente esa perspectiva lo que no lo ha desanimado a seguir en el camino, mucho menos después del tropiezo que tuvo con su programa Está noche con Arath de la Torre, que fue cancelado después de tan sólo 12 emisiones el año pasado.

“El error y prueba es siempre importante, las cosas no se dieron porque los momentos que estamos viviendo son complicados, no era lo que yo esperaba del programa. Tengo jefes y desafortunadamente no pudieron hacer el movimiento que yo necesitaba para hacer lo que yo quería. Al final del programa comencé a hacer cosas que yo sabía, desafortunadamente ya era tarde”.

Arath señaló que pese a esto volvería a intentar algo en este formato, eso sí, a su manera, sin que le impongan a alguien más que no lo deje ser él mismo, como pasó en aquella ocasión.

“No estoy muerto, estoy vivo, feliz y con muchas más ganas de volver hacerlo, a mi manera y no a la de alguien que tenía otra visión tanto del país como de la televisión”.

También aclaró que su relación con Televisa sigue tan bien como siempre, su contrato vigente y las invitaciones a otros proyectos llegando a su puerta, pero por el momento quiere hacer una pausa en esta área y reinventarse en el teatro, por eso aceptó estar en la obra Bajo terapia, que estrenará el próximo 14 de marzo en el Teatro Banamex Santa Fe. “Mi terapia es mi trabajo. Por el momento estoy un poco escéptico de la televisión, hasta que se acomode otra vez este movimiento de las plataformas y lo digital. Ahorita prefiero volver a las tablas, reivindicarme y volverme a levantar. En un sentido espiritual el teatro me ayuda mucho”.

 

En sesión grupal. Tres parejas de matrimonio muy diferentes entre sí, integradas por Arath de la Torre, Yolanda Ventura, Juan Ignacio Aranda, Luis Arrieta, Fernanda Borches y Luz Ramos se encuentran en una sesión de terapia para parejas, en la cual sacará cada uno sus demonios, reclamos, mentiras y verdades, pero todas con la difícil misión de sobrevivir a una vida en común. Así es la trama de Bajo terapia, de Matías del Federico.

Arath explicó que aunque es muy duro para reírse, curiosamente cuando comenzó a leer el libreto de Bajo terapia no paró de carcajearse. “Empecé a ver y a descubrir personajes cotidianos, reales, una comedia actual que refleja a las parejas contemporáneas, de diferentes edades y situaciones, el desenlace es una maravilla”.

Otra de las cosas que lo motivó a subir al escenario es que iba a ser dirigido por el director argentino Daniel Veronese, que desde el primer momento comenzó a sacarlo de territorio conocido, porque en lugar de iniciar con el trabajo de mesa tuvo que memorizar toda la historia, sin analizar o plantear nada. “Es un experimento muy interesante, estamos muy receptivos con el fin de que el público vea algo diferente. Esto me desafió como artista”.

Además, el actor se ve reflejado en diversos aspectos, desde la cuestión de ser padre hasta el hecho de romper la monotonía en la pareja, otro aspecto terapéutico para él.

“Si el teatro no es curativo no tiene sentido hacerlo, el teatro desde sus inicios ha tenido esa función social: reflejar la vida y el espíritu humano, y esta obra sin lugar a duda lo hace, es una comedia muy inteligente donde los personajes no descansan en ningún instante en el escenario, es sentar a al público y cachetearlos hasta el final. Es actuar y buscar la verdad para que las cosas sucedan”.

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS