Se encuentra usted aquí

The Strain, la serie

Terciopelo azul
Especial
08/08/2015
00:33
José Xavier Návar
-A +A

Adaptando su propia trilogía de libros (escritos junto con Chuck Hogan, que también han tenido mucho éxitos adaptados al formato de comic), el gordo mexicano más famoso del fantástico mundial, Guillermo del Toro, convertido en un rockstar del cine, introduce en la serie de Fox de la que ya circula en DVD la primera temporada (mientras la segunda se puede ver en la tele), una curiosa y bien desarrollada vuelta de tuerca al socorrido tema de los vampiros, que es una de sus afortunadas debilidades.

Se afirma que, cuando Guillermo expuso por primera vez la trama de The Strain a los directivos de Fox (de los que dicho sea de paso, hay algunos que rebuznan muy bien, para estar en puestos de mando) estos querían que la convirtiera en comedia. Obviamente el gordo los mando a Pilford, sabiendo que con algunos trucos y mucho ingenio, podía manipular la populosa ciudad de Nueva York convirtiéndola en una creíble madriguera de vampiros modernos.

Las obsesiones del realizador de Cronos, Blade y Hellboy, en torno a vampiros, monstruos y nazis en fuga, están presentes en The Strain, cuyo episodio piloto engancha más que bien a los fanáticos del también realizador de El Espinazo del Diablo y la próxima a estrenarse: La Cumbre Escarlata. La llegada de un Boeing 777 al aeropuerto JFK de Nueva York, procedente de Berlín, que alberga una letal amenaza (que ya ha diezmado a todos los pasajeros) menos unos cuantos (des)afortunados, que sufrirán el doble, y que lleva en germen de la bestia en forma de un letal virus, acaba enganchando con la oferta de un nuevo toque de horror gótico-moderno, nazis irredentos y vampiros zombies, parientes de Alien.

En el avión ha viajado en formidable ataúd Jusef Sardu, un vampiro sobreviviente de una vieja estirpe del terror, conocido como “El Amo” (Robert Maillet) y combatido desde tiempos del nazismo de los campos de concentración, por un vejestorio muy picoso llamado Abraham Setrakian (David Bradley). Al anciano cascarrabias se unirá el Dr. Ephraim Goodweather (Corey Stoll), del Centro de Control de Enfermedades; su socia (y amante): la doctora Nora Martínez, un exterminador de ratas ucraniano (en toda la extensión de la palabra): Vasiliy Fet (Kevin Durand) y una hacker fuera de serie: Dutch Valders (Ruta Gedmintas).

Hay también personajazos como Thomas Eicchorts (Richard Sammel), que es el poder detrás del trono y Eldritch Palmer (Jonathan Hyde), un multimillonario que busca la inmortalidad a cualquier precio. No falta el mexicano Agustín Elizalde (Miguel Gómez), que parece que marcará la diferencia en la segunda temporada, en donde parece que no quedará rastro del gusano que atraviesa ojos y del cartel de la serie, que indignó a muchos.

[email protected]

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS