Patricio Castillo vuelve a la jugada

Tras una cirugía complicada, el actor regresa al teatro con la obra Jugadores
Pato (taza) actúa con Héctor Bonilla, Juan Carlos Colombo y José Alonso. (CARLOS MEJIA. EL UNIVERSAL)
09/04/2017
00:07
Sughey Baños
-A +A

[email protected]

Hace dos semanas el actor Patricio Castillo se debatía entre la vida y la muerte, por eso agradece el haber subido al escenario del Teatro Royal Pedregal para estrenar la puesta en escena Jugadores, donde recibió el pasado viernes, junto a Héctor Bonilla, José Alonso y Juan Carlos Colombo, un prolongado aplauso con el público de pie.

“Otro motivo para estar contento, la verdad yo sí tengo muchas ganas de vivir, me encanta la vida”, dijo Pato Castillo, como lo llaman sus amigos.

El actor explicó que una complicación en una cirugía programada casi le provoca un paro respiratorio.

“Me sacaron en el último segundo, consiguieron entubarme y mira —señala una cicatriz que va de la oreja derecha al cuello— qué rápida recuperación. Yo era un sapo con todo esto morado, que después va bajando al pecho, pero estoy casi perfectamente bien”, señaló.

Durante el desarrollo de la obra, algo extraño pasaba en el rostro de Castillo, su boca se le iba un poco de lado y él dio la razón de esto: durante la intervención quirúrgica tocaron un nervio de su rostro, pero no es tan grave que no le permita hablar, aclaró, por eso está dando funciones.

Tan bien está Pato Castillo, que logró conquistar al público con su personaje de El Barbero.

“ Es un pobre hombre, lo engaña su mujer y se ha ido achicando cada día más, está casi carente de carácter, pero con mucha inteligencia e imaginación, entonces nos tiramos de risa con él porque es del que menos esperamos que suceda algo”, detalla.

 

Reír ante la crisis. Durante aproximadamente una hora y media este grupo de primeros actores hicieron reír al público con la situación de sus personajes, quienes enfrentan el desempleo, las deudas y la necesidad de hacer que en su vida suceda algo, con la descabellada idea de asaltar un banco.

“Es una tragicomedia, que combina lo trágico de la vida y el ver en estos viejos la decadencia de la edad, los cuatro son perdedores de la vida, pero finalmente esto que podría ocurrirle a cualquiera los hace entrañables porque estamos hablando de la realidad”.

Castillo consideró que este proyecto es una verdadera fortuna, porque puede estar en escena con compañeros y amigos.

“Los cuatro estamos felices de trabajar juntos, creo se nos nota”.

Esa noche estuvieron entre el público Blanca Guerra, Anabel Ferreira, Helena Rojo y Jorge Ortiz de Pinedo.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS