Guerreros de 'El Rey' en movimiento

El director artístico de Cirque Du Soleil comenta que siempre están en busca de formas de actualizarse y evolucionar
Luis Pérez, Jenyne Butterfly y Alain Lavale promueven su show en el Cirque du Soleil (IVAN STEPHENS. EL UNIVERSAL)
29/01/2017
00:03
Cristina Pineda
-A +A

[email protected]

Cirque Du Soleil busca evolucionar constantemente en sus espectáculos y el de Michael Jackson One no es la excepción. Durante más de tres años la compañía se ha enfocado en enaltecer el legado de El Rey del Pop sin dejar de lado los estándares que los caracterizan como líderes en la acrobacia.

David Gomez, su director artístico, platicó en su visita a la Ciudad de México que su esfuerzo sigue siendo efectivo y relevante para la industria del entretenimiento, ya que siempre buscan formas de actualizarse y crear maneras divertidas de hacer cambios que inspiren a sus 69 artistas de 17 países.

“Cuando viene alguien nuevo y tiene ciertas habilidades diferentes a otro que se fue, lo tomamos y le damos ese rol para que lo cambie. Si vemos el espectáculo años después, se nota completamente distinto al que inició y eso se siente.

“La audiencia se puede sentar un poco más cerca una vez, lo ve distinto a quien se sienta detrás, y viceversa. Eso es el porqué de que constantemente las personas nos ven una y otra vez; es un show con misterio, hecho con amor. Quien está cerca también puede ver el esfuerzo de los actores, cosa que muchas veces no se ve en otro show, eso es por lo que hemos durado tanto con éxito”, contó.

Las Vegas es el escenario perfecto para ellos porque es una ciudad en donde convergen todo tipo de propuestas. Una ciudad tan amante de la música también debe serlo de Michael Jackson, a quien sus bailarines buscan homenajear en cada función.

Así lo expresó el puertorriqueño Luis Pérez, quien acudió junto con su grupo de baile a una audición en Nueva York para no perderse esta oportunidad. Ahora es un guerrero de Michael en el show, en donde junto con otros compañeros lo cuida como un “guerrero” de fuerzas malignas como la de los paparazzi, representando una parte de su vida real.

“Michael Jackson desde pequeño era perfeccionista en su música, en sus pasos y en su trabajo. Cuando le pones tanto esfuerzo a algo no tiene fecha de expiración, es un legado que dejas por el resto de tu vida. Es de los pocos artistas que no importa el género de música que se escuche, las personas se identifican con su tipo de música porque tiene un estilo de música que le gusta a todo el mundo. Le puedes preguntar a un niño de seis años, que nació que después que él falleció y como quiera conoce su música. Por eso es tan exitoso y su legado nunca va a parar porque lo que hizo fue tan perfecto que durará por generaciones”.

Los conceptos se unen: Michael Jackson y el Cirque Du Soleil, lo que hace un reto doble. El cometido para los creadores es mayor, ya que tienen que complacer a ambos públicos, lo mismo pasa con los bailarines.

“Ambos son perfeccionistas y es un peso súper grande el que ponen sobre las personas que estamos en el show porque hay unos estándares que se tienen que cumplir, es mucho trabajo y una responsabilidad enorme porque representas a los dos mundos”, agregó Luis.

Para el cubano Alain Lavale el cantante siempre estuvo adelantado a su tiempo, ya que tuvo una educación muy exquisita y rígida en lo que era el canto, el baile y aprendió de los grandes para crear su estilo. Eso es lo que ellos quieren representar en escena.

“Todos estamos vestidos de blanco y somos la fuerza que lo representa y protege. Es importante que se contrataron personas que participaron con él y conocen su obra”, indicó.

Jenyne Butterfly, por su parte, recibió una llamada del equipo que observó su trabajo vía Internet, ya que ella subía videos en YouTube que tenían cientos de vistas. Ahora hace el performance de “Dirty Diana” tomando el nombre al mostrar acrobacias en el aire y su pole dance.

“Al principio creí que la llamada era una broma, no lo podía creer pero estaba lista para hacer lo que ellos quisieran. Estoy muy orgullosa de pertenecer a la creación de este show, no me imagino un mejor trabajo; es el matrimonio perfecto entre las acrobacias y el baile. Si lo ve un fan de Michael Jackson va a estar feliz al igual que alguien que sigue al circo porque es el balance y combinación perfecta. En lo que he crecido es en tener un nivel profesional, duré seis meses en montarlo y nunca había tardado tanto en una sola cosa, no me había enfocado en tanta perfección”, agrega.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS