El “sexo” que salvó a Syntek

En 1997, el compositor estaba en la quiebra y sin disquera. Eso cambió con el soundtrack Sexo, pudor y lágrimas
Zabaleta y Syntek, en julio de 1999, recibieron un galardón del Paseo de las Estrellas. (ARCHIVO EL UNIVERSAL)
17/06/2017
00:05
César Huerta
-A +A

[email protected]

“Más que de la película, habla de un grito de auxilio mío”, dice Aleks Syntek al recordar la letra del tema Sexo, pudor y lágrimas.

Era 1998 y su vida personal y profesional estaba en niveles mínimos.

“Mi ex mánager me había demandado, me estaban (en la disquera) dando mi carta de retiro.

“Había invertido en bienes raíces pero en la reestructuración de las UDIS (las Unidades de Inversión que implementó el Banco de México tras las crisis del 94) y se perdió todo el dinero que tenía, me pasaron muchas cosas terribles en esa época y todo eso lo saqué a la hora de la canción, es como una especie de grito de desesperación”, agrega el cantautor.

El resto es historia: el soundtrack vendió más de cien mil copias y de hecho tiene la certificación de Disco de Oro por parte de Amprofón (cuando la certificación era por esa cifra, no por 30 mil como es actualmente).

El video actualmente en Youtube y subido oficialmente hace ocho años, supera las 11 millones de vistas y en cada concierto, Aleks la canta a petición del público.

Una figura de cera en el museo de la Ciudad de México, es de las llamadas hablantes, donde se le ve interpretar la letra y en vitrina el música ostenta el Ariel a Mejor Score.

“Con ese tema sí hay una marca antes de mi carrera, porque durante mi época con la Gente Normal y los cuatro discos anteriores, era un artista más alternativo, que le gustaba a cierto público, a un nicho.

“Con ella mi nombre y carrera se convirtieron en algo popular, pude hacer un Auditorio Nacional, estar en los teatros del pueblo, algo no había sucedido antes”, apunta.

¿Pero qué tenía la canción? Syntek considera que empalmó bien con una película que tocaba temas no retratados antes en el cine nacional

Presenta igualmente una batería distorsionada de fondo, que nunca ha vuelto a escuchar en otro tema.

“La mezclé en 5.1 canales, en los Estudios Churubusco y era interesante trabajar en soundround el nivel de audio”, recuerda.

“Ahora la gente quiere oir, espera, que se cante la versión original y lo hago, no de manera distinta, si la he hecho acústica, pero hasta el ambiente cambia cuando la canto”, considera.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS