Loquillo siente una deuda con México

El cantante regresa a la Ciudad de México con los temas de su nuevo álbum
En sus 25 años de carrera ha recibido calidez de parte de sus fans. FOTO: WARNER MUSIC
24/05/2017
00:09
Georgina Bello - Clínica de Periodismo
-A +A

El intérprete español José María Sanz Beltrán, mejor conocido como Loquillo, sabe que tendría que haber venido más a México.

Después de su gira por Latinoamérica de hace dos años, Loquillo regresa a la Ciudad de México en noviembre, pero asegura que tiene una deuda con el público mexicano, pues por cuestiones de agenda ya no pudo regresar a tierra azteca. “No hemos tenido la oportunidad de venir, pues las presentaciones en España me absorben, en el primer momento que hemos tenido libre ahorita es ese momento”, afirma.

Para este 25 de mayo tendrá una firma de su mas reciente álbum, Rock’n roll actitud, con el cual espera devolverle algo a su público.

“Me siento en deuda con el publico mexicano, pues ya con más de 25 años de carrera he recibido la misma calidez por parte de mis seguidores, y este material es para regresarles algo de mis canciones.”

Loquillo espera sacar un segundo material de recopilaciones, para finales de año, pues en este volumen, cuenta con canciones actuales, y espera retroceder más para su próximo disco.

La carrera del intérprete nacido en Barcelona en 1960 comenzó desde temprana edad, cuando era adolescente; formó parte de grupos a los que llamó Loquillo y sus amigos, y posteriormente integró Loquillo y los Intocables.

Sin embargo, fue con la organización a la que llamó Loquillo y Trogloditas con la que se mantuvo por 25 años; en 2007, el cantante se separó de la banda para continuar solo con sus proyectos.

Loquillo, además de ser cantante, ha tenido algunas participaciones como actor, por ejemplo, bajo la dirección del realizador Mario Camus en la película La ciudad de los prodigios hizo al personaje de Efrén Castells.

Sanz Beltrán también ha incursionado como escritor.

Ha sido colaborador en distintos periódicos y es autor de dos novelas: El chico de la bomba y Barcelona ciudad.

Además de sus actividades creativas, Loquillo tuvo una etapa de jugador de basquetbol, y estuvo bajo el mando del renombrado entrenador español Aíto García Reneses; su apodo, se sabe, se lo puso el jugador de baloncesto Epi, con quien jugó en categorías inferiores.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS