A sus 68, Sabina rockea con humor y picardía

El cantautor español dedicó su concierto en el Auditorio Nacional a sus colegas muertos
El recital incluyó temas como “Quien más quien menos” y “No tan deprisa”. (IVAN STEPHENS. EL UNIVERSAL)
16/05/2017
00:06
Erika Monroy
-A +A

[email protected]

Para roquear no hay edad, para hacer poemas tampoco y para disfrutarlos menos. Lo que sí es que Joaquín Sabina ahora tiene que escuchar y obedecer a la “doctorcita”.

A sus 68 años, el poeta reconoció que tendría que pasar la mayor parte de su concierto sentado por recomendación médica. Pero qué más da cuando la voz de lija está intacta, los coros están coordinados y la misión principal es que antes de morirse hay que vivir la vida un poquito.

El añejamiento del español es superficial, porque los ánimos, el humor y la picardía están presentes. Sabina empezó negándolo todo y así con la música nueva reconoció que siempre lleva a México y más cuando vuelve a la madrastra patria, confesó lo especial que es el Auditorio Nacional para él y para sus músicos.

El recital incluyó “Quien más quien menos”, “Posdata”, “No tan deprisa” y “Qué estoy haciendo aquí”, entre otros, que serían aplaudidos por los casi 10 mil asistentes al recinto capitalino. Sabina, en un traje color púrpura, se paseó por el escenario, cantó, cantó, cantó y también habló.

Incluso advirtió que este concierto tendría varias de las canciones del nuevo disco que le da título a la gira y terminó reconociendo que esta es la primera vez que le es infiel a su músicos que lo han acompañado.

“Los grupos duran menos que los matrimonios. Llevamos más de 30 años trabajando juntos, yo quería ponerles los cuernos con gente más joven y están muy celosos”, dijo.

Recordó con pesar a las pérdidas que ha tenido la música, los colegas que han muerto y dedicó canciones a ellos. “Lágrimas de mármol”, “Noches de domingo”, “Y sin embargo”, entre otros. Recordó también al fallecido escritor Gabriel García Márquez y una de las últimas veces, en donde contó, que ya no parecía el mismo.

“Me dijo: hace tiempo que no me hago caso”, recordó y de ahí dio pie a una de las canciones que interpretó Mara, su corista, mientras él desapareció del escenario. Volvió con una camisa diferente y sin el saco púrpura y de ahí la noche siguió con los poemas, los relatos y las canciones que le han dado un lugar en la música.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS