Lila Downs se inspira en su hijo

La cantante grabó el video Balas y chocolate, tema que surgió de su gusto por el cacao
“En esta época, estoy convencida de que el cacao mexicano está en peligro de perderse por lo tanto hay que hablarlo, cantarlo y decirlo”. Foto: ARIEL OJEDA. EL UNIVERSAL
04/07/2015
00:20
Cristina Pineda
-A +A

[email protected]

Benito Dxuladi, el hijo de cinco años de Lila Downs, se ha convertido en parte de la inspiración de la cantante por su manera básica de ver la vida.
Por eso mismo ya lo toma en cuenta para escribir canciones.

“Ahorita está en esa etapa en donde tenemos mucho cariño, somos muy cercanos. Le gusta mucho bailar, canta conmigo en la casa. Es muy penoso en esta etapa, antes lo hacía en público pero ahora ya no”, afirmó la cantante.

Esa perspectiva tan temprana del mundo fue la que incorporó a “Balas y chocolate”, último sencillo del disco que actualmente promociona y lleva el mismo título.
“Le encanta el chocolate, me escucha escribir los versos y lo relaciona con el sol y la luna; él es mi sol y él es mi luna”, dijo orgullosa.

En las grabaciones del video del tema, realizadas ayer en el Foro Mérida, aprovechó para hacer una versión libre a la interpretación de sus letras, pero conservando la parte psicológica que juega con el peligro.

“Creo que por eso no peleamos y no discutimos, porque hay algo muy dentro de nosotros que hace que nos guste el peligro y ser antiorden. Me parece muy interesante el funcionamiento de la mente humana”.

Contrastes. Lila sabe que en México se viven tiempos difíciles, pero es esa noción de los contrastes de la vida la que quiere hacer valer con símbolos universales como el cacao, que le remite a los sistemas religiosos del mundo y que a su vez es originario del país.

“Hicimos una pequeña coreografía con un molinillo para dejar ver el amor entre dos personas e ilustrarlo con niños que bailen. Es la inspiración con los rituales en el Día de Muertos con mucho respeto”, aseguró quien durnate el video portó cuatro vestuarios de lugares como Tabasco, Chiapas y Oaxaca.

De uno de ellos brotaron granos de cacao. La mexicana, que se presentará el próximo 1 de noviembre en el Auditorio Nacional, ahondó en su importancia: “El cacao mexicano está en peligro de perderse, por lo tanto hay que hablarlo, cantarlo y decirlo”.

Acompañada de monos del artista visual Chac, mexicano radicado en España, es que recreará una técnica que hará referencia a códices antiguos utilizando 60% de animación.

A ganar espacios. En su camino musical Lila Downs supo cómo traspasar barreras y crear música de “gota en gota”, ya que en su parecer el público de folclor se gana más de boca en boca.

Sin embargo, el camino la hizo sobresalir de la escena musical con una ampliación más grande.

“No lo veo así (como masivo), pero sé que a través de los años mucha gente respeta lo que hacemos, les gusta y creo que también en los medios está la posibilidad (de aparecer) aunque a veces nuestros mensajes o la perspectiva de qué estamos haciendo en la vida son polémicos”, explicó la oaxaqueña.

Este hecho es el que le ha abierto las puertas a otros países o artistas, destacando en colaboraciones como la última que hizo en el disco Primera fila, llamado Las Tres Grandes: Eugenia León, Tania Libertad, Guadalupe Pineda, subiendo al escenario hasta con Paquita la del Barrio y poniendo voces en distintos géneros y otros estilos musicales.

“Tener esta posibilidad a partir del mundo tradicional es un privilegio”, comentó Lila. Luego matizó su comentario. “Aunque lo tradicional no siempre acepta lo que hacemos porque estamos proponiendo cosas nuevas y algunas son locochonas”, expresó la artista con una sonrisa.

Mantente al día con el boletín de El Universal

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS