Rapero 50 Cent pedía prestados carros y joyas

El rapero dio los primeros testimonios después de declararse en bancarrota frente a una demanda por la publicación de un video sexual
Aunque 50 Cent aparece en sus redes sociales cargado de joyas y automóviles, el artista asegura que nada le pertenecía. FOTO:Reuters
24/07/2015
16:27
La Nación/Costa Rica/GDA
-A +A

La brillante joyería y los lujosos carros del rapero 50 Cent se esfumaron en el aire la Corte Suprema de Manhattan el pasado martes. Curtis Jackson –nombre verdadero del artista– se presentó frente a un juez para brindar declaraciones sobre sus finanzas y justificar que es incapaz de pagar una demanda de 5 millones de dólares.

La demanda fue presentada y ganada por Lavonia Leviston, expareja del colega de 50 Cent, el también rapero Rick Ross. Jackson fue declarado culpable de difundir un video pornográfico en el que Leviston participaba.

Tres días después, el artista se declaró en bancarrota, asegurando que sus activos totales no valen más de 4,4 millones de dólares.

Aunque 50 Cent aparece en sus redes sociales cargado de joyas y automóviles, el artista asegura que nada le pertenecía.

“Los carros eran rentados”, dijo al juez el rapero de 40 años. “Es como en los videos musicales, dicen acción y ves todos los autos elegantes, pero todo se devuelve al concesionario”, dijo el artista.

Los anillos y las cadenas los prestaban los joyeros, narró frente al juez. Según detalló, en realidad, solo es dueño de tres cadenas de oro que envía a estilizar cada cierto tiempo.

La Corte deberá decidir una nueva condena acorde a la cantidad de dinero y ganancia que Jackson ha reportado.

Las noticias sobre su “pobreza” fueron recibidas con cierta confusión después de que en mayo la revista Forbes lo declarara el cuarto artista de hip-hop más rico con una fortuna de valor neto de 155 millones de dólares.

En el juicio, el rapero detalló que gana apenas 10 centavos por cada álbum que vende.

“La cultura de hip-hop es aspiracional”, argumentó.

 

rad 

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS