“Vi a DJ tocar el trasero de Taylor ”

Greg Dent, guardaespaldas de la cantante, dice que vio a David Mueller meter su mano por debajo de la falda de Swift
Kennedy Wares, de 14 años, y su abuela, Nancy Eliott, esperan acceder al juicio que involucra a la cantante, en Denver (DAVID ZALUBOWSKI. AP)
12/08/2017
00:10
AFP
-A +A

El guardaespaldas de Taylor Swift aseguró ayer haber visto al DJ David Mueller, al que la superestrella acusa de agresión sexual, de meter su mano por debajo de la falda de la cantante y colocarla sobre sus nalgas durante una sesión de fotos en 2013.

“Cuando él puso su brazo detrás de ella, vi que se levantaba la falda y metía la mano por debajo”, declaró al jurado Greg Dent, el agente de seguridad de la estrella pop, en el quinto día del juicio que tiene lugar en Denver, la capital de Colorado (oeste de Estados Unidos).

Interpelado por el abogado de David Mueller, Gabriel MacFarland, describió la reacción de Swift, que para entonces tenía 23 años, inmediatamente después del incidente el 2 de junio de 2013, poco antes de subirse al escenario de la sala del Pepsi Center de Denver.

“Sabía que ella estaba incómoda. La vi bajarse la falda y arrimarse” hacia la novia del DJ y conductor radial, Shannon Melcher, que estaba de pie del otro lado de la cantante.

Dent, que ha trabajado para la estrella durante cinco años, dijo que adaptó su reacción a la de su jefa: no dijo nada mientras ella continuó tomándose fotos con otros invitados.

McFarland preguntó varias veces al guardia de seguridad por qué no impidió que Mueller abandonara el lugar o por qué no le dijo nada en ese momento.

“No hice nada porque ella a veces decía que yo era demasiado duro”, respondió Dent.

Una vez que terminó la sesión de fotos, la ex adolescente prodigio de la música country lanzó frente a su equipo: “¡Este tipo de la radio agarró mi trasero desnudo!”, según Dent.

El guardaespaldas explicó que él se interponía entre la cantante y sus fans cuando ella se les acercaba, pero que pensaba que este tipo de sesiones de fotos eran más seguras y fáciles de controlar, pues los presentes habían sido todos invitados.

Mueller demandó primero a Swift en septiembre de 2015, exigiendo tres millones de dólares por pérdida de ingresos y por daños.

Dijo que el mánager de Swift llamó a sus jefes de la emisora de country Kygo después del incidente pidiendo que lo sancionaran, lo que resultó en su despido al día siguiente.

La cantante contraatacó un mes después con otra demanda en la que reclama un dólar simbólico y un veredicto que responsabilice a Mueller de lo ocurrido.

El jueves, la estrella pop fue categórica al reiterar que el gesto de Mueller había sido un manoseo “evidente y muy largo”.

El DJ admite que hubo contacto físico pero asegura que pensaba que había apoyado su mano sobre “las costillas” de Swift. 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios