Luis Miguel sale libre con el poder de su firma

Durante la audiencia, el cantante se comprometió a informar sobre el paradero de algunos de sus bienes que respaldan esta deuda, como un Rolls Royce, que le dijo a la juez no saber dónde está
El intérprete de “La incondicional” no se presentó a las tres audiencias a las que fue citado previamente por la Corte de Estados Unidos. FOTO: XINHUA
03/05/2017
03:50
Ariel León
-A +A

[email protected]

El tiempo que Luis Miguel pasó en la Corte de Los Ángeles fue de menos de cuatro horas, suficiente para que su equipo consiguiera que el artista quedara libre sin necesidad de pagar fianza y sólo con una firma.

Tras no presentarse a las tres audiencias a las que fue citado previamente por la Corte de Estados Unidos en la demanda interpuesta por su ex mánager, William Brockhaus, por falta de pagos, Luis Miguel tuvo que acudir a la corte y comparecer ante la juez, Virginia A. Phillips, dos semanas después de que la funcionaria emitiera orden de presentación en contra del artista.

El cantante sólo tuvo que firmar para comprometerse a presentarse en la Corte federal de Los Ángeles, California el próximo 11 de mayo, de lo contrario, tendrá que pagar una fianza de un millón de dólares más 1.4 millones a su demandante, de acuerdo con su abogado Rafael Heredia.

A la salida de la Corte, el abogado señaló también que una de las razones por las que Luis Miguel no acudió a las anteriores audiencias fue porque “no estaba enterado” y porque el equipo de abogados que manejaba al cantante lo abandonó.

Heredia y Miguel Alemán Magnani, amigo del cantante y quien también estuvo en la audiencia, le buscarán un nuevo equipo legal.

Luismi no fue detenido, mucho menos esposado, así lo reveló Rafael Heredia; dijo que fue en punto de las 9:00 horas cuando el cantante se presentó ante la juez A. Phillips.

Durante la audiencia, Luis Miguel se comprometió a informar sobre el paradero de algunos de sus bienes que respaldan esta deuda, como un Rolls Royce, que le dijo a la juez no saber dónde está.

Tras la comparecencia, Joe Madera, asistente durante años de Luis Miguel, fue interrogado para saber dónde se encuentran los bienes del artista. Esto pese a que la última gira del cantante, según reveló Billboard, fue la tercera más exitosa del mundo al recaudar 7.8 mdd en 2015, sólo por debajo de los tours de One Direction y The Eagles.

Para Luis Hernández Martínez, abogado perteneciente a la Alta Dirección Jurídica de Abogados, es normal que el intérprete no haya tenido que pagar una fianza millonaria, ya que las leyes en Estados Unidos confían más en la palabra del acusado.

Sin embargo, explicó que el intérprete no puede salir de Estados Unidos durante su proceso; de lo contrario, tendría más problemas.

“Sería visto como desacato y él se ha comprometido a acudir a la audiencia, pensar en salir de Estados Unidos es lo peor que podría hacer”, explicó Hernández.

A diferencia de lo que ocurre en México, el abogado explicó que a Luis Miguel no se le quitaron documentos como su pasaporte, ya que no es la manera en la que la justicia estadounidense opera.

“Allá se apela más a la palabra del demandado, por eso se crean las citaciones y tras ellas una orden de presentación, se dan muchas oportunidades para que el acusado comparezca”.

Giancarlo Sopo, de JeffreyGroup, asesor de imagen de personajes como el ex presidente de Estados Unidos, Barack Obama, expresó que este tipo de situaciones sólo ayudan a que crezca el misterio que ronda al cantante desde hace varios años.

“No creo que este caso le haga ningún daño a su imagen pública, Luis Miguel siempre ha sido un artista conocido por su gran talento, por una serie de comportamientos privados o de su forma de ser misterioso, enigmático e inalcanzable, por lo tanto no le debe sorprender a nadie que Luis Miguel no se presente en la corte, es como cualquier otro ser humano”, dijo.

Si bien reconoció que es poco probable que el cantante pise la cárcel, eso no significa que no deba rendir cuentas sobre sus bienes en días futuros.

“ En los casos civiles con simplemente asistir a las citas en la Corte, uno no corre ningún riesgo de terminar preso. El problema es que él corre un peligro a la vez de que no está cantando ahora, ni grabando discos, ni dando conciertos, que es de donde obtiene sus ingresos. Los hacen de las promociones, de contratos con grandes compañías que los contratan para ser sus voceros y promocionar sus productos; en el caso de él, típicamente las grandes corporaciones temen mezclarse con artistas que tengan pendientes problemas legales. Entonces por lo tanto de ahí su interés de resolver todo esto lo antes posible”, afirmó.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS