Una pudorosa y tímida Ivonne Montero se destapa

La actriz, quien posó para Playboy, dice que lo único que se niega a mostrar son sus partes íntimas; sobre su accidente automovilístico, “no pasó de un susto"
Se siente tranquila, confiesa, y prefiere ignorar las críticas (YADÍN XOLALPA. EL UNIVERSAL)
05/04/2017
00:01
Georgina Robledo / Clínica de Periodismo
-A +A

[email protected]

A sus 43 años, Ivonne Montero opina: “El cuerpo humano es sagrado en cualquier forma, es perfecto. En esta carrera el físico cuenta mucho para mantenerse y trabajar, me debo a mi público porque ellos piden y yo trabajo para ellos”.

La actriz y cantante, quien posó para la revista Playboy, prefiere ignorar a las personas que critican a una mujer que aparece desnuda en este tipo de publicaciones, algo que ha afectado a otros, pero ella asegura que está orgullosa del trabajo que realiza.

También asegura que su carrera jamás ha girado en torno a faltarle a respeto a alguien.

“Me catalogo como una persona tímida, sin embargo, respeto mi trabajo y frente a una cámara tengo una transformación, es ahí donde muestras la sensualidad sin traspasar esa línea de lo vulgar”, dice Montero en la conferencia donde presentó la revista.

Participar en este tipo de proyectos, afirma, la hace sentir plena, pues Ivonne se define como una mujer madura que nunca ha ocultado su edad, y espera que en un futuro su hija Antonella Melanitto, de casi cuatro años, y sus nietos se sientan igual de orgullosos que ella de esas fotografías.

Posar sensual y a veces en toples es algo que ha hecho varias veces, pues desde sus inicios su curvilíneo cuerpo ha destacado en cine y televisión. Aún así, confiesa que su padre le cuesta trabajo el verla con poca ropa. El resto de su familia la apoya.

“Jamás he mostrado mi zona íntima, toda mi carrera he tenido cuidado de no mostrar esa zona”, dice la actriz, quien considera que ser sensual es agradar y hasta cierto punto excitar los sentidos, y una persona sexy es la que enseña de más.

Pero de nuevo críticas positivas y negativas llegaron y esto se convierte en una motivación para Montero.

“Me siento tranquila conmigo misma y en paz, es por eso que los malos comentarios que puedan hacer sobre mi trabajo se me resbalan y no me afecta, acepto lo positivo, pues es un trabajo estético y profesional que no insulta a nadie”.

Después del accidente que sufriera hace unos días, entre Cuernavaca y la Ciudad de México, la actriz se muestra sana y agradecida de seguir disfrutando de la vida junto a su pequeña Antonela: “Todo quedó en un susto y un dolor de cabeza, pero afortunadamente ni a mí ni a mi equipo de trabajo nos pasó nada”.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS