Standuperos le quitan la risa a la vieja guardia

La generación de cómicos de Jorge Ortiz de Pinedo y Carlos Eduardo Rico, entre otros, no ven con buenos ojos al género
En la foto: Jorge Ortíz de Pinedo y Eduardo Talavera, comediantes (ARCHIVO EL UNIVERSAL)
24/04/2017
03:40
Erika Monroy
-A +A

[email protected]

En los últimos cinco años el stand up ha ganado popularidad. Lo jóvenes comediantes dicen que su forma de hacer reír no está peleada con nadie y que tiene por propósito hacer llegar un mensaje y no sólo hacer reír por reír.

Los comediantes de la vieja guardia, en cambio, dicen que ellos abusan de las leperadas y las majaderías, lo que les quita la oportunidad de llegar a más personas. Nombres como Jorge Ortiz de Pinedo, Carlos Eduardo Rico y Teo González son parte de esos comediantes que “son artistas”.

“A nosotros nos obligaron a hacer más, no sólo chistes, también a cantar y hacer imitaciones entre otras cosas”, dice Carlos Eduardo Rico.

Actualmente, la mayoría de los standuperos encuentran lugar en programas de televisión de paga, mientras que Televisa tiene una década de haber terminado con su barra de comedia.

“Hace 10 años se acabó la barra de comedia en Televisa y Azteca Televisión no tuvo programas de comedia. Eso provocó que muchas personas no vieran las nuevas rutinas de los cómicos, pero curiosamente las repeticiones siguen funcionando porque siguen teniendo los primeros sitios, por eso siguen vigentes”, señala Jorge Ortiz de Pinedo.

Por su parte, standuperos como Eduardo Talavera, que ya tiene más de seis años en el negocio y quien asegura que vive de sus shows, explica lo que significa el stand up en México.

“A mí me parece que no es nueva comedia, sino que está evolucionando. México ya necesitaba un cambio en cuanto al género, ver cosas diferentes además de los sketches, de los chistes de Pepito, de gangosos y de borrachos, que son contados una y otra vez, que tienen su público y que es una forma de comedia válida, pero la gente se abrió para ver qué otras cosas los hacían reír y esto lo hacemos a partir de nuestra experiencia viva o a partir de nuestros puntos de vista”, dijo.

Para ambas partes, los bares, los antros, los centros de espectáculos, ferias de pueblo y hasta eventos privados se han convertido en sus principales zonas de trabajo. “Lo más increíble es que hay público para todos”, indica Ortiz de Pinedo, quien asegura que hacer reír es un talento con el que se nace.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS