“La grosería limita a los comediantes”

Carlos Eduardo Rico presume que sigue vigente con las repeticiones de sus shows en televisión
El comediante critica el estilo de los standuperos (CLASOS)
24/04/2017
00:10
Erika Monroy
-A +A

[email protected] 

“Señoras, no compren la tanga del elefantito, es humillante porque uno nunca llena el méndigo elefantito, nunca responde ese elefantito, siempre está como buscando cacahuates en el suelo, por más que le dices ¡órale! Es horrible”, dice Carlos Eduardo Rico en uno de los programas de Los Comediantes. La emisión tuvo su último programa en 2001 de manera formal, sin embargo, las repeticiones son constantes en la programación actual de Televisa y de Distrito Comedia.

Carlos Eduardo Rico presume que él es uno de los comediantes con más programas grabados en esa extinta barra de comedia que Televisa tiene intenciones de revivir. A decir de Rico, es algo normal.

“La historia ha demostrado que los comediantes llegan a salvar todo, cuando se dan cuenta de que las personas quieren reír, nos llaman”, explica Rico, quien actualmente hace sus espectáculos en distintos foros tanto de la Ciudad de México como en ciudades de Estados Unidos.

Rico es parte de esta generación de personalidades que hacían reír en la televisión y que gracias a ello han podido seguir con sus carreras en donde provocan las carcajas de su público.

El balance entre la nueva comedia y la comedia tradicional existe, gracias a que los comediantes de esa generación siguen presentado sus rutinas que cuentan con la característica de ser libres de palabras altisonantes.

“A mí me enseñaron hace muchos años: mal cómico, leperada fina o jotería segura. A ver, haz reír sin decir groserías y yo creo que por eso soy el que más grabó programas”, dice.

De esta forma asegura que los jóvenes también se ríen de la comedia “viejita”, que les sigue haciendo gracia el humor de comediantes como Jorge Falcón, Teo González o El Costeño con sus rutinas cómicas.

“Creo que nos hemos convencido de que eso hace reír (usar groserías en sus shows), en lugar de esforzarnos en hacer algo más comprometido”, explica Carlos Eduardo Rico.

Además explicó que el uso de groserías limita al comediante, lo hace más local y que el hecho de que no las usen no es por ser mojigatos, ni santos, pero para ellos evitar su uso les ha dado la oportunidad de ir a países de América Latina.

“Como dato curioso, una vez me puse a contar las groserías que usaba un satandupero sin contar el wey y en siete minutos llevaba más de 60, eran casi 10 por minuto. No la palabra wey, entre otras que ya pasan en la tele. Por eso se hacen efímeros. Como en mi generación, sólo se van a quedar los buenos. Lo que ves en internet, que es su medio, es exactamente lo mismo que hacen en vivo, no hacen otras cosas”, dijo.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS