Whitney Houston, la villana de su propia vida

Un documental muestra que, contrario a lo que se creía, su marido Bobby Brown no fue culpable de las adicciones que la llevaron a la muerte hace 5 años
Yaya Da Costa y Arlen Espada interpretan a la pareja de cantantes (FOTOS: LIFETIME)
11/02/2017
00:00
Erika Monroy
-A +A

[email protected]

Hoy hace cinco años el mundo se enteraba de que la voz de Whitney Houston se había apagado.

La cantante fue encontrada en la bañera de su hotel sin vida.

La autopsia revelaría que había sido a causa de una mezcla entre medicamentos y drogas.

Por muchos años, Whitney Houston enfrentó su problema con las drogas, el cual compartió con su esposo Bobby Brown, de que quien se dijo que él la había iniciado en el mundo de las drogas.

Sin embargo, un lustro después la cinta biográfica titulada Whitney y dirigida por Angela Bassette (American Horror Story), mostrará que Brown no era ningún tipo de villano.

“Algo que me sorprendió es que ella estaba dentro de las drogas desde muy joven y que no fue Bobby quien la introdujo.

“No creo que Bobby sea un villano en esta historia, él la amaba muchísimo y creo, que tenían sus problemas, sus propias habilidades para manejar o no las cosas”, explicó vía telefónica la directora y actriz.

La cinta se estrena hoy a las 22:00 horas por el canal Lifetime y tiene como protagonista a la ganadora del concurso America’s Next Top Model, Yaya Da Costa.

Según Bassette, el legado de Whitney Houston va más a allá de los escándalos que tuvo alrededor de su vida, su carrera y de la tormentosa relación que mantuvo con su esposo por más de 15 años.

“Su vida fue más que los escándalos, ella era tremendamente talentosa, esta hermosa y joven chica con este gran talento y que tenía la habilidad de tocar a todo aquel que la escuchaba: ella sólo abría la boca e impresionaba… cruzó fronteras y su talento era innegable”, dijo.

Colegas. Bassette conoció Houston y compartió set mientras la cantante probaba su faceta actoral en la película Waiting to Exhale, de 1995.

Esa experiencia le dio a Angela no sólo elementos para hablar de ella, sino para entenderla y tratar su historia con compasión.

“Conocerla profesionalmente fue muy importante, así como ahora es gratificante haber dirigido esta película sobre una pequeña parte de su vida. Sentí mucha compasión por ella después de elegir esta etapa de su vida. Tuve que balancear todos esos sentimientos para que, al mismo tiempo, las mujeres pudieran sentir esa compasión y la entendieran”, agregó la directora.

Hasta 2012, Houston ostentaba el récord Guinness como la artista más galardonada con más de 400 premios, además de que vendió más de 200 millones de álbumes hasta su muerte en 2012 a los 48 años.

La cima de su carrera, el romance y un poco de la personalidad de la cantante es lo que se podrá ver en la pantalla chica.

Según la directora, escogió a Yaya Da Costa porque sabía que la joven había estudiado la vida de Whitney, pero lo más difícil fue poder mostrar la personalidad que estaba detrás de los reflectores.

“Ella tenía una mente muy fuerte y sus deseos lo eran más, ella amó tremendamente y quería ser una esposa, una madre y encontrar el balance que ella era incapaz de tener... quería capitalizar lo que tenía, la fama, el éxito, la familia, el amor... creo que eso era lo más difícil, balancear las dos cosas que ella tenía y quería”, comentó Bassett.

Y es que en 1989 Whitney Houston se había convertido en un fenómeno mundial, con dos álbumes que la habían llevado al éxito. Fue durante la entrega del Anual Soul Train Awards donde conoció a Bobby Brown, interpretado por Arlen Escarpeta.

Pero es en esa época y a través de su amiga y gerente de giras Robyn Crawford, (interpretada por Yolonda Ross), que conoce a Brown, quien es una estrella de R&B. A partir de ese momento comienza también el declive de la carrera de la cantante de “I will always love you”.

Para 1991 la relación entre Houston y Brown se vuelve pública al comprometerse, casándose en julio de 1992. El momento de debutar en cine llega para Houston con El Guardaespaldas (The Bodyguard) junto con Kevin Costner, y aunque al inicio ella se rehusaba a interpretar el papel de Rachel, fue el mismo Brown quien la motivó a aceptar.

Durante la filmación, Houston tiene un aborto involuntario, tras lo cual se volvió muy enfermiza y mantuvo su carrera en constantes altibajos.

Pronto la carrera de la cantante de R&B se ve colapsada por el abuso de drogas y su vida se ve opacada por el escándalo.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS