1

Maribel: "Julián nunca ha tocado fondo"

La cantante explica que su hijo se sometió a rehabilitación para evitar un problema de adicción, tras algunas “alarmas
Maribel Guardia aclara situación de su hijo Julián
Julián, de 20 años, es hijo de Maribel Guardia y Joan Sebastian. Foto:Clasos
03/06/2015
00:04
Cristina Pineda
Ciudad de México
-A +A

[email protected]

Con la absoluta certeza de que las decisiones tomadas son por el bien de su hijo Julián, de 20 años, Maribel Guardia acepta que internarse en un centro de rehabilitación no sólo fue por beber de más sino por la presión que, en opinión de  profesionales, le genera una ausencia de libertad.

“Hubo alarmas relacionadas con el hecho de que no estaba sobrellevando bien ciertos problemas y presiones de su entorno, vimos que, si continuaba evadiéndolos, en lugar de enfrentarlos, podría generarle mayores problemas a largo plazo.

“Le ofrecimos buscar ayuda no tanto pensando que tuviera un problema de adicción, sino que de seguir así podría llegar a desarrollarlo. Él tuvo la madurez de entenderlo y pensó que sería bueno tratarse”, dijo Guardia en entrevista vía mail.

Aunque al principio indicó que no necesitaba ningún tipo de ayuda, Julián supo que era la mejor idea después de una plática con Marco (el esposo de Maribel) y su madre. Aunque no tocó fondo se dio cuenta de que empezaba a tomar de jueves a domingo, siendo que anteriormente nunca se le permitió hacerlo entre semana.

“Marco y yo lo apoyamos al 100% y le dijimos que adelante. En el centro que se trató le ofrecieron una media estancia, ya que lo valoraron y pensaron que no necesitaba internarse. Pero él prefirió internarse pensando en que el aislamiento le caería bien”.

La actriz acepta que no pensó que la información se filtrara y quedara  en el ámbito familiar porque es un problema que sólo los aqueja a ellos; con un tono molesto, afirmó que tal vez la única forma de evitarlo es salir de México.

“Con toda honestidad te digo que sí me ha quedado la duda si merecía la pena que Julián entrara a un Centro en México en el sentido de que está expuesto a la prensa y se le ha exhibido públicamente sobredimensionando la realidad, por el único hecho de ser hijo de famosos. No me parece justo para él”.

Se trata de un programa de 30 días de rehabilitación con terapias de grupo e individuales enfocándose también en los problemas que ha sorteado a lo largo de sus 20 años de vida.

“Lo ayudan a lidiar con cosas de su vida que lo han afectado como la enfermedad de su papá o el acoso que ha sentido de la prensa que lo sigue a todas partes. Para él ha sido duro tener ciertos medios inventándole cosas o esperando que de un paso en falso para saltar encima de él”, expresó su madre.
Justamente es su padre Joan Sebastian a quien fue a ver para comunicarle la noticia.

“Viajó a participarle a su papá la decisión que tomó y su papá lo apoyó totalmente; lo felicitó por la valentía y madurez con que quiso atender una fase de su vida a tiempo antes que se convirtiera en un problema”.

Confía en Julián.

Para Maribel, Julián es muy maduro en muchos aspectos, pero en otros no tanto y eso lo toma como un proceso natural en la etapa de crecimiento, por lo que no pretende dejar en sus hombros la responsabilidad de ser ejemplo para los demás.

“Su mayor ventaja es que es muy inteligente, tiene una gran capacidad de reflexión y sabe perfecto cuando algo no está bien. No obstante, en esto es necesario el apoyo de la familia. Las personas que te dicen cuando estás mal en algo son necesarias para que puedas abrir los ojos. Y no los supuestos amigos que te dicen estás perfecto”.

Para bien o para mal, agregó, la única diferencia que tiene con otros chicos de su edad es el ser hijo de famosos, por lo que su vida está más expuesta.

“Julián quiere ayudar a otros chavos, no tanto pensando que él puede ser un ejemplo, sino más bien comunicándoles que pueden buscar ayuda, que se vale pedir apoyo y que lejos de lo que piensan, los problemas deben participarlos a la familia porque está para ayudarlos”.

Sin embargo, la preocupación de la actriz de telenovelas como Muchacha italiana viene a casarse es de años atrás, pues por miedo a que la rebeldía lo hiciera consumir drogas, previene haciéndole pruebas antidoping.

“Parece una medida extrema, pero los papás tenemos que estar al pendiente de nuestros hijos y nos toca desconfiar de ellos, es mejor y atacar problemas a tiempo que esperar a que toquen fondo”.

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS