Alfombra del Ariel: lluviosa pero elegante

La alfombra roja de los premios Ariel lució con el atrevimiento de Maya Zapata y el glamour de las hermanas Cuevas
Ludwika Paleta acudió con su esposo Emiliano Salinas a la ceremonia (FOTOS: CARLOS MEJÍA. EL UNIVERSAL)
12/07/2017
00:00
Sughey Baños
-A +A

[email protected]

Puntual como en los últimos años, la lluvia dio la bienvenida a los invitados a la 59 entrega de los Premios Ariel, que entrega la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas (AMACC) a lo mejor del cine nacional y que esta vez se realizó con un presupuesto limitado y con el apoyo de los compañeros del gremio.

“Se tuvo que hacer con la colaboración de muchísima gente, uno podría dedicar toda esa energía a otras cosas, pero esta noche es importante y aquí estamos contentos y fuertes”, dijo Dolores Heredia presidenta de la AMACC, sobre cómo enfrentaron el recorte del 77% de su presupuesto.

Este año sólo contaron con poco más de 3 millones de pesos para sostener los proyectos de la Academia.

Uno de los que recibió a los invitados fue el actor Jorge Zárate, quien manifestó su solidaridad con la institución.

Aun con la tormenta que cayó sobre la Ciudad de México, la elegancia no se perdió en la alfombra roja, un ejemplo de ello fue Maya Zapata, quien lució un vestido dorado con escote profundo, que atrajo la mirada de todos. Ludwika Paleta, a un mes de haber dado a luz a sus mellizos, mostró una figura espigada que resaltó con un vestido plateado. “La verdad no subí mucho de peso”, expresó Paleta, nominada como Mejor Actriz por Rumbos paralelos.

Tiaré Scanda criticó la decisión de las autoridades de recortar el presupuesto ya que, opinó, sólo se paran el cuello cuando alguien como Cuarón gana un Oscar. Este sentir fue compartido por el actor Tenoch Huerta, quien calificó esto como una estupidez.

Las hermanas Cristina, María José y Ximena Cuevas arribaron juntas y, según sus palabras, más unidas que nunca. Tanto Ximena como María José estuvieron nominadas por Bellas de noche, algo que aseguraron les da un motivo de celebración en un momento tan difícil para ellas como es la muerte del artista plástico José Luis Cuevas, su padre.

“Hoy quiero celebrar porque si me desvío me desmorono, estoy aquí para celebrar un trabajo de mucho corazón, de mucho esfuerzo y muy importante, entonces ya no me quiero desviar a lo otro”, comentó la documentalista María José Cuevas, que entre los proyectos que tiene pendientes está la historia de su padre, pero aún no sabe cuándo arrancará.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS