Se encuentra usted aquí

“Nunca fui una niña famosa”

Andrea Legarreta dice que su popularidad no fue mucha aunque hizo comerciales. Presta su voz en "Mi villano favorito 3"
Gru y familia conocen a Dru. (CORTESÍA)
23/06/2017
00:03
Ariel León
Orlando.
-A +A

[email protected]

En la tercera parte de Mi villano favorito el protagonista Gru se ha convertido en un héroe y busca acabar con el crimen.

Pero en esta ocasión se tendrá que enfrentar a Balthazar, un villano que fue un niño famoso y que tras crecer y dejar de ser popular se convirtió en un importante delincuente.

Para Andrea Legarreta, quien vuelve a esta franquicia dando voz a Lucy —el interés amoroso del protagonista—, ser un niño famoso no es una situación sencilla a la hora de crecer y aunque ella está frente a las cámaras desde pequeña, asegura, nunca tuvo problemas al crecer. ¿Por qué? Porque según sus palabras nunca fue una niña famosa.

“Fíjate que estoy en esto desde que soy pequeña pero nunca fui una niña famosa, trabajé en muchos comerciales, estuve en distintas series, pero no fui famosa, eso de pronto hizo que no tuviera tanta presión hacia mí”, confesó a EL UNIVERSAL.

Sin embargo, eso no impidió que cuando creció se enfrentara al rechazo laboral, mismo que supo comprender para no crecer con frustraciones.

“A lo largo de mi carrera sí tuve pausas laborales que, aunque no era famosa, sí tuve que lidiar con esa parte de donde si vas a un casting y no te quedas tienes que entender que no es porque no seas buena o no sirvas, simplemente hay personajes que no son para ti y seguir creyendo y luchando”, confesó

Por esa razón ahora disfruta de cada nuevo proyecto que consigue, pues aun con los años que lleva en tv continúa explorando nuevas facetas, como en este caso, el del doblaje.

“Desde hace muchos años quería hacer doblaje y fui a castings y no me quedaba, por ello cuando me hablaron para hacer Mi villano favorito 2 lloré porque me devolvió la confianza en seguir persiguiendo trabajos que quiero, además también hacer este papel en el que ahora regresó para la tercera parte me ha abierto la posibilidad de poder seguir trabajando en el doblaje, que al final es distinto a lo que hago en la conducción”, explicó.

Aunque ella no padecía el crecer frente a las cámaras reconoce que hay muchos otros niños en el espectáculo que no la pasan bien a la hora de tener que evolucionar.

Para muestra recordó lo que le pasó a su esposo, el cantante Erick Rubín cuando pasó de ser un ídolo infantil a uno juvenil.

“Erick sí fue un niño famoso y a él sí le tocó tener que adaptarse y tuvo que pasar por distintas rachas complicadas y difíciles en su carrera y su vida. Al final lo que lo sacó adelante fue creer en él, confiar en que, si tuvo muchos éxitos de pequeño, los podía seguir teniendo de adulto, creo que no dejar de creer en tus talento te libra de cualquier mala racha”, detalló.

La conductora del matutino Hoy, resaltó la importancia que filmes como Mi villano favorito tienen, al buscar transmitir un mensaje de que los entornos sociales complicados o las situaciones familiares desfavorables deben de hacer que una persona se convierta en un villano de carne y hueso.

“Creo que, como adulto, si decides ser una mala persona, no se vale echarle la culpa a tus circunstancias, está en uno darle la vuelta y no ser como de donde vienes. Es cierto que a los niños les hace daño una situación complicada pero, cuando vas creciendo, tiene la capacidad de ver el lado bueno de la vida y decidir qué versión de ti quieres seguir. Uno siempre tiene la decisión de qué camino busca tomar en la vida”, añadió.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS