Se encuentra usted aquí

El desastroso paso a la pantalla

Hay franquicias que representan una mina de oro, sin embargo, no todos los proyectos triunfan en el séptimo arte
KICK-ASS, SIN CITY, THE SPIRIT, WATCHMEN. (Archivo. EL UNIVERSAL)
23/04/2017
00:05
Ariel León
-A +A

[email protected]

No sólo las adaptaciones de manga y anime llevadas al cine han sido las desafortunadas, también existen varios intentos de novelas gráficas y cómics estadounidense que en su paso a la gran pantalla no han sido bien recibidas.

En las últimas dos décadas franquicias como X-Men, Spiderman Man o Avengers han demostrado ser una mina de oro para los estudios, es material que, pese a ser bien recibido o no por la crítica, ya cuenta con un séquito de millones de fans alrededor del mundo, situación que le ha costado a otros títulos que han muerto en el intento.

En la búsqueda por traer más material al cine, las compañías han apostado en ocasiones a llevar a la acción real cómics o historietas contemporáneas como Scott Pilgrim vs El mundo o Kick ass, propuestas que aunque fueron del gusto de los fans y los especialistas, la taquilla no fue igual de benévola.

En el Caso de Scott Pilgrim dirigida por Edgar Wright, basada en la serie de novelas gráficas hechas por Bryan Lee O’Malley, se contemplaba llevar a cabo al menos tres películas, algo que no sucederá luego de que el filme perdiera en taquilla tras haber costado 85 milllones de dólares para realizarla y haber recaudado sólo 47 millones.

Ni el atractivo de sus protagonistas (Michael Cera, Mary Elizabeth Winstead) ni la particular historia de un joven músico canadiense, quien conoce a la chica de sus sueños, Ramona Flowers y tiene que luchar contra sus ex novios hizo que la gente fuera al cine.

Algo distinto sucedió con Kick ass, un filme que estuvo a cargo de Edgar Wright que en su primera entrega fue amada por millones, y aunque mostraba violencia explícita consiguió triplicar su presupuesto al ganar cerca de 96 millones de los 28 que costó hacerla.

Sin embargo, para la segunda entrega no sucedió lo mismo, pues ganó en taquilla apenas 58 millones de los 30 que costó, lo cual ha puesto en juego la realización de la tercera entrega.

Para Citlalli Aldama, el problema con las novelas gráficas o cómics estadounidenses que pasan a la pantalla grande sin éxito, todo está relacionado con lo arriesgado del material y con el tratamiento que se le dé.

“Hay materiales más que posicionados como Superman, Batman o Spiderman que, aunque lleguen a ser malas las películas, siguen teniendo millonarios ingresos, algo que no sucede con los textos de culto, hablamos de cosas de Mark Millar, Fran Miller o Alan Moore, que pocas veces han tenido éxito en el cine, quizá porque no han sabido plasmar la visión de estos artistas y el producto queda como un híbrido”, dijo.

Esa puede ser la explicación que se tenga para que la tan esperada adaptación del clásico Watchmen no haya tenido buenos dividendos cuando en el año 2009 Zack Snyder lo llevó al cine, luego de más de una década de estar dando vueltas por diversos estudios.

Más de 150 millones de dólares empleados en hacerla realidad, y más o menos la misma cantidad a la hora de promocionarla por todo el mundo.

A pocos convenció la película, salvo a la legión de fans, pero los números no la favorecieron al ganar en su corrida 180 millones.

Para Fran Miller la experiencia ha sido agridulce, en 2005 codirigió la adaptación de su clásica novela gráfica Sin City al cine —pues decía no querer que nadie la estropeara— y consiguió un inesperado éxito al recaudar 158 millones de dólares a nivel mundial tras haber costado apenas 40 millones en hacerla.

Tras este positivo resultado, se comenzó a planear llevar otras novelas de su autoría al cine. Así, en 2008 Miller dirigió solo The spirit aunque en esta ocasión el resultado fue desastroso y los números lo demostraron, pues de los 50 millones de dólares que invirtieron en su realización, el largometraje protagonizado por Scarlet Johansson consiguió sólo 38 millones.

Aún con este fracaso detrás, en 2014 se estrenó la tan ansiada secuela de Sin City, que en esta ocasión llevaba el título de Una dama por la que mataría. Las expectativas eran altas y el resultado fue bajo, de los 68 millones que costó, apenas obtuvo 30 en taquilla, lo cual hasta ahora ha dejado muerta la posibilidad de una tercera entrega.

Artículo

El manga no da color (ni dinero) en EU

Hollywood se empeña en adaptar cómics japoneses pero el resultado es siempre el mismo: fracaso en taquilla y pérdidas. El ejemplo más reciente, "Ghost in the shell"
El manga no da color (ni dinero) en EUEl manga no da color (ni dinero) en EU

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS