Se encuentra usted aquí

El 'Tiburón' que cambió al cine

A 40 años del estreno de file que encumbró a Spielberg
Spielberg, que tenía 27 años, había dirigido sólo un filme: "The Sugarland Express". FOTO: Especial
20/06/2015
00:05
Ariel León
Ciudad de México
-A +A

 A cuatro décadas de que el filme Tiburón llegó a los cines, el largometraje dirigido por Steven Spielberg pasó de ser una cinta serie B de bajo presupuesto a una de las cintas más importantes del suspenso y el terror en la historia.  

Todo ello sin la necesidad de que su protagonista, el tiburón, estuviera más de cuatro minutos en pantalla. “El tiburón averiado fue un regalo del cielo”, ha dicho Steven Spielberg, director de la película al recordar la razón por la que el protagonista no pudo aparecer más tiempo. 

“El filme pasó de ser una película de terror japonesa de los sábados por la tarde a parecerse a las de Alfred Hitchcock: cuanto menos ves, hay más suspense”.

Tal declaración refleja cómo el caótico rodaje de Tiburón (Jaws) acabó siendo el mejor aliado de una película que se convirtió en su momento (1975) en la más taquillera de todos los tiempos y marcó una nueva manera de hacer suspenso de terror.

Este sábado se celebran 40 años de ese largometraje que ayudó a cambiar el cine. 

Y gran parte de este éxito se debió a los cuatro tiburones mecánicos que se construyeron para el rodaje, y que al dar tantos problemas obligaron al director a jugar con la presencia del escualo, a sugerir que estaba ahí amenazante (a través de una visión subjetiva del tiburón lograda con una  cámara submarina), pero sin que se le viera en la pantalla. 

Esa fue la clave del éxito junto con la oscarizada e inolvidable banda sonora de John Williams y, por supuesto, el talento del que luego sería considerado “El Rey Midas de Hollywood”, Steven Spielberg.

En el pasado quedó la anécdota de la construcción del tiburón mecánico que  nunca fue probado en el agua y que  cuando se puso en el mar para filmar, se hundió en el océano y las partes robóticas del el animatronic se arruinaron.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS