Le interesa el Ariel, pero más el trabajo

Juan Manuel Bernal nominado a Mejor Actor por el filme 'Obediencia perfecta'
Por su personaje, fue a terapias (ARCHIVO EL UNIVERSAL)
26/05/2015
22:33
César Huerta Ortiz
-A +A

[email protected]

Con agenda laboral hasta 2017, tanto en cine, como teatro. Eso es lo que tiene Juan Manuel Bernal, actor que en el último año ha sido visto en dos filmes taquilleros.

Por uno de ellos, Obediencia perfecta, donde interpreta a un cura pedófilo, se encuentra nominado al premio Ariel, a lo mejor del cine nacional, a entregar esta noche.

La otra, Cuatro lunas, con temática gay, fue vista por unos 100 mil asistentes; fue lanzada en 31 salas, lo queda un promedio de casi 3 mil asistentes por copia.

“Me siento honrado por la nominación y, si no lo gano, no pasa nada; soy alguien que si paro (de trabajar) y suena pedante o mal, lo hago porque quiero descansar, afortunadamente tengo muchas ofertas de trabajo y para mí eso es un premio”, señala.

“Lo pongo de esta manera: tengo ofertas hasta para 2017, así de fuerte, para mí el premio es que me vean y que quieran seguir trabajando conmigo”, agrega Bernal.

Pero aclara que obtener la estatuilla dorada lo ilusiona. Anteriormente estuvo nominado por Cilantro y perejil, en 1997.

Ahora en la terna de Actor se encuentra con el catalán Oscar Jaenada (Cantinflas), Kristyan Ferrer (Guten tag Ramon), Harold Torres (González) y Tenoch Huerta (Güeros).

“Es un premio que siempre he respetado y desde que comencé mi carrera muchas veces he conducido y nominado; pero como están las cosas y veo que de repente películas que promocionan mucho no duran una semana y las dos en que estuve, les fue bien, me siento afortunado de que el público las vea”, explica.

Considera que el público es quien, pese a las dificultades para las cintas mexicanas de verse en cine, ha hecho lo necesario para Obediencia perfecta, vista por casi 800 mil espectadores y Cuatro lunas, aún en cine.

“Tendemos a minimizar lo que piensa el público y en eso quiero estar, si no, es el cuento de nunca acabar, de distribución y tiempo en pantalla para nuestras cintas”, subraya.

A sus 47 años ha trabajado en películas como Hasta morir y Sin ton ni Sonia; la serie Capadocia y las telenovelas Amor cautivo, A corazón abierto y Así en el barrio como en el cielo, esta última aún en el aire por Televisión Azteca.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS