¿Cómo convenció Televisa a Silvia Pinal de hacer una telenovela?

Alfombra Roja
Silvia Pinal. (Archivo. EL UNIVERSAL)
09/04/2017
00:00
Periodistas Espectáculos
-A +A

¿Cómo convenció Televisa a Silvia Pinal de hacer una telenovela?

Hace siete años que Silvia Pinal no hacía telenovelas. Con Mi marido tiene familia, este mes regresa a actuar en este género en el que, por cierto, sólo ha hecho 12 apariciones a lo largo de su carrera, mucho más enfocada a cine y teatro. Al preguntarle qué la convenció para regresar a los melodramas en Televisa, Pinal es políticamente correcta al responder en público (“la historia es muy buena y el personaje bonito”) pero en privado se permite ser honesta y reírse de sí misma, ya que a esaa misma pregunta, ella contesta con el gesto de su mano sosteniendo un fajo de billetes.

 

A Héctor Bonilla le bajaron las estrellas.

A otro que le bajaron las estrellas en esa telenovela fue a Héctor Bonilla, quien regresa a Televisa para actuar y dirigir el melodrama. Como parte de la renovación de la televisora, el proyecto se ha presentado como un parteaguas en el que el escritor colombiano Héctor Forero imprimirá realismo mientras que Bonilla aportará la técnica escénica que lo caracteriza: sin apuntador y mucho trabajo de mesa para los actores.

 

Adal Ramones se olvida de la tv por un rato.

Aunque siempre tiene un proyecto en desarrollo para la televisión, la verdad es que Adal Ramones ha confiado al equipo de trabajo con el que anda de gira con su monólogo que la prioridad en este momento es el teatro. Ya sea con su stand up o con la obra Sueños de un seductor, Ramones ya les garantizó que lo que resta del año andarán de gira por Canadá y Estados Unidos.

 

Paloma Woolrich se libera de la lata del cabello.

A finales de abril se repondrá la obra Wit: despertar a la vida, cuya protagonista es la actriz Paloma Woolrich que interpreta a la profesora en literatura inglesa Vivian Bearing, quien es diagnosticada con cáncer de ovario. Para darle más realismo a este personajes ella decidió rapar su cabeza y confesó que para ella esto es muy liberador, porque es más fácil vivir sin la lata del cuidado del pelo, lo único malo es que volverá a escuchar por la calle los cientos de consejos para que recupere su salud y hasta las miradas curiosas de la gente cuando la ven pasear con sus perros o caminando por su vecindario, porque en verdad creen que está enferma y recibiendo quimioterapia.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS