Mamás a pesar de cáncer y divorcio

Historias en las que, cual guión de telenovela, actrices viven tragedias (divorcios, infertilidad) pero con un final feliz
Mayra se ha hecho cargo de Luciana a la muerte de Lorena.
10/05/2015
05:45
Leslie Carrasco
-A +A

Clínica de periodismo

Mayra Rojas confiesa que desde joven se visualizaba como madre de un hijo biológico y dos adoptados. Hoy, debido a las circunstancias y giros de la vida, es mamá de una adolescente y dos pequeños a quienes adoptó. Una de ellas es Luciana, la hija que a su vez había adoptado su hermana Lorena Rojas, actriz que falleció de cáncer en febrero pasado.

"Yo siempre quise se mamá de un hijo biológico y dos adoptados, y mira, la vida es sabia y las circunstancias de la vida me han colocado aquí, con mis pequeños".

No fue fácil que Mayra consiguiera embarazarse la primera vez. Tras varios tratamientos de fertilidad logró concebir a su hija mayor, Ivana, quien en la actualidad es una adolescente y la mayor de los tres hermanos. Posteriormente, Mayra decidió que Ivana debía experimentar el ambiente de fraternidad en el cual se desenvuelve un pequeño con hermanos y buscó la forma de embarazarse nuevamente. Sin embargo, otra vez tuvo problemas de fertilidad debido a la endometrosis que padece.

Luego de una intensa jornada de tratamientos, comenzó a considerar la idea de adoptar a un pequeño, y así fue como Fabián llegó a su vida.

"Yo pensé que una vez embarazándome todo iba a ser muy fácil, sin embargo, de nueva cuenta tuve que enfrentarme a un ‘no' de la naturaleza que ahora agradedezco. Fabian llegó a mi vida y fue la misma emoción y experimenté el mismo amor que cuando mi hija Ivana nació. Cuando nace un bebé tú no conoces su cara o su forma de ser y sin embargo lo amas, lo mismo ocurre cuando adoptas", explicó Mayra.

La adopción fue un tema que transformó por completo a su familia y fue una de las razones de su hermana Lorena Rojas para adoptar a Luciana, pequeña que hoy, también está a cargo de Marya.

"En mi casa el tema de la adopción no es ningún problema, mi hijo Fabián lo sabe y en su momento lo hablaremos con Luciana, el amor que siento por ellos es algo que está también muy claro".

Expone: "Luciana para mí es una hija más, su llegada fue como mitigar un poco la ausencia que dejó mi hermana y su adaptación a la familia ha sido de lo más natural, mis hijos la quieren mucho y todo ha fluido perfectamente".

La actriz de 50 años recuerda que los primeros días de la pequeña Luciana en compañía de su hermana Lorena fueron complicados pues a la bebé le costaba conciliar el sueño, sin embargo esa etapa ha quedado atrás y ahora es una niña que duerme la noche completa.

Para sus hijos ha sido muy natural el crecer entre foros, llamados y todos los aspectos que envuelven la carrera artística de su mamá, y aunque no es fácil, Mayra reconoce que lo que más le gusta de los niños es su inocencia, la facilidad con la que se enfrentan a la vida y los ve como el mejor regalo que puede tener.

"Los niños ven todo fácil, con ellos no hay complicaciones y eso me encanta, soy una mamá que disfruta mucho que le cuenten sus aventuras y verlos crecer".

Sobre lo complicado de ser mamá, Mayra explicó que lo más duro fue adaptarse a los cambios después del alumbramiento, además de que sufrió depresión postparto y subió más de 15 kilos. Sin embargo, ahora acaba de posar para las revistas Open y Playboy pues está orgullosa de su cuerpo y sus hijos y pareja la apoyaron.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS