Se encuentra usted aquí

Aladdin cumple su deseo

La obra se presenta en el Blaquita fiel a la creencia de su productor de no incluir a famosos
La obra musical cuenta con un elenco de actores mexicanos y españoles. Ya se presentó en el teatro Interloma.
14/04/2015
22:58
-A +A

Por Sughey Baños

[email protected]

Sin importar que las producciones sean para un público infantil, el lema de la compañía Theatre Properties es apostar por la mayor calidad tanto en lo técnico como lo artístico en sus musicales. Por eso no ven la necesidad de recurrir a estrellas de televisión para conformar su elenco y así atraer a la gente al teatro.

“La gente famosa de la televisión es fantástica y maravillosa, pero esa línea (de contratarlos para atraer público) la rompí hace muchos años en España. Y en México, aunque me insistan, voy a seguir en mi línea, aquí tengo a los mejores profesionales que conozco de ambos países”, declaró el productor Tomás Padilla, quien presentará 18 y 19 de abril Aladdin. El musical, en el Teatro Blanquita.

Padilla señaló que trajo desde la Madre Patria a los que él considera los mejores artistas de teatro musical de los últimos 25 años, como Silvia Villaú (princesa Jasmín), Edu Engonga (Aladdin) o Paco Arrojo (narrador), que vinieron a complementar el talento mexicano que integra la compañía Theatre Properties.

“Venimos a trabajar, a contratar personal mexicano y a poner en un escenario todo nuestro talento, el cual tendrá que juzgar el público. Soy contrario a que un hombre o mujer, por famoso que sea, suba a un escenario y que ni siquiera afine, es faltarle al respeto a la producción, a los compañeros y al espectador, eso sí lo critico”, comentó Padilla.

Entre los actores nacionales que participan en Aladdin, se encuentra Edgar Cañas dando vida a Jafar. El actor n destacó que en esta compañía han tratado de hacer un equipo sin banderas, uniendo talento para dar un buen show a quien paga su boleto.

El productor Darío de León explicó que fue precisamente el trabajo de primer nivel de Theatre Properties, lo que lo llevó a abrir las puertas del Teatro Blanquita para Aladdin.

“Ya no funciona aquello que hacían algunos pseudoproductores, donde ponían cuatro sillas y un teloncito y decían que hacían teatro infantil, era una falta de respeto al teatro y a los niños, porque cuando veían una obra mal puesta, lo que decían era: ‘no me gusta el teatro y no quiero volver’; y ese es el público que se debe cuidar con espectáculos de alta calidad”, dijo Darío de León.

Tomás Padilla comentó que esta versión del cuento salido de Las Mil y una noches, es una producción original y que poco tiene que ver con lo hecho por Disney. La obra se estrenó en 2004 en España. En ese entonces incorporaron elementos que se podían ver en la película Matrix, pero 15 años después la obra ha tenido que ser modificada para que tenga una mejor conexión con el público. “Hemos visto que aquí les gusta el corte más familiar, más tipo Broadway, tal vez por su cercanía con Estados Unidos”.

Por eso no ha escatimado en la producción. “Tenemos los mejores técnicos, la mejor iluminación con 60 luces robóticas, en el elenco los mejores artistas”. Entre las cosas que han cuidado ambos productores es ofrecer precios populares “porque el teatro debería ser para todo el mundo, y la calidad no debe ir ligada con el precio”, finalizó Tomás Padilla.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS