Se encuentra usted aquí

La barbarie contra los niños es odio

23/06/2018
02:16
-A +A

El dolor, el miedo, la incertidumbre ocasionados cuando los niños son arrancados de los brazos de sus padres indocumentados y éstos llevados presos a la frontera con México, como criminales para ser juzgados y deportados, no ha terminado. La tormenta de rechazo de la opinión pública en Estados Unidos y en el mundo obligó a dar marcha atrás al presidente Donald Trump y a la firma de una orden ejecutiva para poner fin a la separación de familias. Se abre una segunda fase de la mayor tragedia humanitaria en el cruce fronterizo que daña gravemente a 2 mil 340 niños.

La política de “cero tolerancia” con detención y encarcelamiento a “los criminales” que crucen la frontera no responde a la existencia de una amenaza a la seguridad de EU. No existe esa supuesta llegada masiva de violadores y asesinos, ni la ola de crímenes crece con la inmigración. La separación violenta de familias despertó tal ola de indignación que la echó abajo. Las imágenes en las redes y en la televisión, la radio y la prensa escrita no dejaron duda de la tragedia de los niños desconcertados y asustados.

Falso que los inmigrantes sean causa de inseguridad. Ahí está el caso de Nueva York, donde la tercera parte de la población nació fuera, tal vez incluya 500 mil indocumentados, donde el crimen cayó a niveles nunca vistos desde 1950. Trump se ha encargado de reforzar, desde su campaña, el odio a los inmigrantes, discurso que ha tenido efecto en las ciudades donde hay menos migración y por tanto donde ni se les conoce ni hay interacción. En general los inmigrantes, y en particular los indocumentados, son los menos proclives a delinquir, como lo muestran las cárceles de todo Estados Unidos. Deberían recordarse aportaciones importantes de los migrantes, en particular latinos y mexicanos, en las grandes obras de Estados Unidos, su mano de obra fue indispensable en la construcción de la red ferroviaria. Los mexicanos inmigrantes, con el Programa Bracero, jugaron un papel fundamental en los años de la II Guerra Mundial para la producción agrícola y no es exagerado señalar que gracias a ellos no hubo hambrunas. La economía de Estados Unidos y en particular de estados como California no sería lo mismo sin los inmigrantes. Los inmigrantes, muchos de ellos indocumentados, jugaron un papel fundamental para la reconstrucción de Nueva Orleans tras el huracán Katrina. Habría que refrescar la memoria.

La crueldad de separación de familias es inadmisible, muestra el rostro de una política de tintes genocidas, la barbarie y la brutalidad desatadas no responden a ninguna crisis. Estados Unidos es un país de inmigrantes. Incluso los primeros colonos blancos eran migrantes que llegaron huyendo a tierras lejanas y ajenas y que se apropiaron de ellas a costa de la vida de la mayor parte de la población de las tribus indias, a los sobrevivientes los obligaron a vivir en las “Reservas”, intentaron acabar con sus tradiciones, con su modo de vida. La colonización fue brutal, como fue la esclavitud posteriormente.

La segunda fase de la crisis es lo que sucederá con los 2 mil 340 niños y sus padres brutalmente separados. Hoy por hoy reina la confusión. El Pentágono construye 20 mil espacios para albergar a las familias, en cuatro bases militares de Arizona y Texas. Pero no hay un plan para la reunificación, las familias quedaron dispersas en varios Estados, no hay claramente definidas instituciones responsables.

El otro problema que tendrá enfrentar la administración, es que hay una ley que señala que las familias no separadas sólo podrán estar en prisión 20 días y posteriormente tienen que ser liberadas. Es imposible acabar con los juicios pendientes en ese corto periodo de tiempo, las Cortes están ya rebasadas. El presidente Trump solicitó que se amplíe el plazo, lo que es casi imposible, porque la modificación a la ley tendría que pasar por el Congreso, la tormenta no ha amainado. Los juicios de deportación suelen ser largos… Además, hay un alud de abogados defensores que darán la pelea por los indocumentados llamados ilegales y considerados criminales. ¿Funcionará la política del racismo y el odio en las elecciones de noviembre? Por lo menos ya quedaron dudas planteadas por la reacción de los últimos días. Make America White Again?

Lo que extraña es que en México las redes sociales y en general los medios y la opinión pública, las organizaciones, los partidos, hayan tenido una reacción tan escasa frente a un tema humanitario y migratorio tan bárbaro, brutal, crítico y cercano, sin olvidar que también la situación de los Dreamers tiene todo en contra. Muy pobre la reacción política internacional del gobierno de México frente al drama de 2 mil 340 niños en nuestra frontera. Eso sí, de reconocerse como siempre el trabajo de nuestros Consulados en EU, incluso en el apoyo a los centroamericanos.

No hay una crisis migratoria en Estados Unidos, hay una crisis de odio que ha llegado a límites inimaginables hasta hace poco. Los 2 mil 340 niños son los rostros de la política de cero tolerancia, ahí quedó la desesperación de sus padres, las imágenes de la hazaña de la crueldad de la “cero tolerancia”.

 

Periodista y analista internacional

Periodista y analista de temas internacionales
 

COMENTARIOS





Documento sin título

 
cupon lenovo CUPÓN LENOVO
codigos uber

CODIGOS UBER

cupon norton

CUPÓN NORTON

despegar ofertas

DESPEGAR OFERTAS

cupon hoteles.com

CUPÓN HOTELES.COM

cupones linio

CUPONES LINIO