Para conocer lo distinto

Rennes, Francia. Ésta es la última columna que escribo desde Francia. El nombre de un país que pronuncio en un suspiro; Francia, un país tan diferente. Y tras vivir aquí digo convencida que la diferencia por sí sola es atractiva. Lo que es distinto despierta las ganas de conocer, de comprender más allá de lo que vemos, de preguntar y preguntar hasta que la curiosidad se siente más o menos satisfecha. La diferencia es el enriquecimiento de la mente, y por lo tanto, la propulsora de la tolerancia. La diferencia es creatividad, pues vuelve a tus sentidos más alertas.

Legalización y amnistía: ¿una cosa de locos?

Recientemente el líder nacional del partido Morena, Andrés Manuel López Obrador, soltó una ¿propuesta? ante los medios de comunicación, la cual, en el mejor de los casos, despertó la creativa picardía de sus detractores. Nada raro. Pero lo interesante esta vez fue la posibilidad de hallar una impronta racional dentro de la idea planteada, con independencia de que ésta haya sido producto de un análisis detenido o de una ocurrencia momentánea del político tabasqueño.

Yemen: ¿qué sigue?

Ali Abdullah Saleh es un nombre famoso en política, alianzas, complots y supervivencia en la intrigante historia moderna de su país, Yemen, y la región. Fue presidente entre 1978 y 2012. Fue un líder influyente incluso después de dejar la presidencia en Sanaa en 2012, debido a sus relaciones tribales y su apoyo dentro de las instituciones gubernamentales. Su alianza con las fuerzas Houthis en 2015 derrocó a la autoridad legal liderada por Abed Rabbou Mansour, y fue el comienzo de una sangrienta guerra dentro de Yemen.

Detrás de la decisión de Trump sobre Jerusalén

“Si yo te olvidare, oh Jerusalén...”, reza una plegaria en el judaísmo, “que mi diestra se olvide de mí, que mi lengua se pegue a mi paladar, si de ti no me acordare”. Jerusalén es el sitio hacia el que todos los judíos, estén donde estén, dirigen sus rezos todos los días desde hace miles de años. La cuestión es que esa misma ciudad es aquella desde donde, según la tradición islámica, Mahoma se elevó al cielo y en donde se encuentran dos de las mezquitas más importantes para esa religión.

¿Qué requiere la Fiscalía General?

El enorme reto de la Fiscalía General de la Nación no se reduce al nombramiento de su titular, que aún está pendiente, ni a la publicación de una nueva ley, la procuración de justicia federal requiere de dos estrategias independientes, pero que se deben ejecutar de forma simultánea, una para continuar y concluir todas las averiguaciones previas que aún se tramitan con los jueces del proceso penal anterior, el proceso que es escrito, el que tarda muchos años en concluirse, para estos casos debe haber un grupo de servidores públicos que conozcan ese sistema y que no fueron o no quisieron ser

Ley de Seguridad Interior que proteja derechos

Cuando parecía que la LXIII Legislatura concluiría sin haber aprobado la Ley de Seguridad Interior, finalmente, el jueves de la semana pasada, los diputados lograron el acuerdo mayoritario para aprobar dicha Ley y enviar la minuta al Senado que, seguramente, habrá de pronunciarse al respecto antes del fin del periodo de sesiones. De ser aprobada por los senadores —que es lo que parece más probable— habrá terminado uno de los procesos legislativos más largos y polémicos de los últimos años.

 

Encrucijada electoral

El periodo electoral nos recuerda cómo cada seis años el país se redescubre a sí mismo, con sus grandes anhelos y sus profundas carencias. Estos son los tiempos donde los partidos políticos y sus candidatos se lanzan a la búsqueda insistente de los elementos que les permitan atraer la atención de los votantes para obtener su preferencia.

 

La política, como las sociedades, avanza con mayor efectividad cuando su progreso se logra de manera gradual, concertada y participativa. En política el cambio es inevitable y la responsabilidad es ineludible.

 

¿Perdón?

Es tremenda la ironía de la vida, o el “karma” como le llaman algunos más modernos (o más de moda) que yo:

 

Probablemente no haya dos personajes de la vida pública mexicana que más antipaticen, que más se aborrezcan, que el ex presidente Felipe Calderón Hinojosa y el perenne candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador. Es ocioso hacer el recuento, ya de todos conocido, de sus diferencias, sus mutuos agravios, la distancia ideológica que los separa.

 

Páginas