Viaja en el tren de leyenda que inspiró a Agatha Christie

En noviembre se estrenará la película inspirada en la obra
Venice Simplon-Orient-Express. Los vagones están decorados con objetos de lujo. (Foto: Cortesía Belmond)
Venice Simplon-Orient-Express. Los vagones están decorados con objetos de lujo. (Foto: Cortesía Belmond)
22/07/2017
20:02
Samantha Michelle Guzmán
-A +A

[email protected]

El Orient Express siempre levantó pasiones. Alguna vez, en él viajó Albert Einstein, Ingrid Bergman y hasta Coco Chanel. De este tren se contaron historias de misterio durante la Guerra Fría, y James Bond protagonizó una aventura en su interior. Podrán haber pasado 40 años del último viaje en su ruta original, pero está lejos de ser olvidado.

En noviembre se estrenará “Murder on the Orient Express”, nueva versión de la película basada en la famosa novela de Agatha Christie, cuya historia tiene lugar en aquellos elegantes vagones. Por esta razón, te contamos algunas curiosidades sobre esta leyenda.

destinos-orient_express-pelicula-johnny_depp.jpg (Foto: Cortesía Twentieth Century Fox)

La historia

“El rey de los trenes y el tren de los reyes”. Así se le llamó en su época de esplendor. El mundo conoció este ferrocarril en 1883, pero lo bautizaron como Orient Express hasta 1911. Su partida desde la Gare de l’Est, en París, fue todo un acontecimiento, al cual acudieron periodistas, intelectuales, políticos y curiosos.

La ruta por la que es más conocido iba de París a Estambul (antes Constantinopla), y fue el primero en cubrirla, atravesando Europa central.

Su creador fue Georges Nagelmakers, ingeniero belga que deseaba proyectar una experiencia en tren caracterizada por el lujo.

Acabados de mármol en los baños, sábanas de seda y artefactos de plata eran algunas de las cosas que disfrutaban los viajeros. Entre las amenidades había calefacción, que también era considerada algo ostentoso. Para 1930, los decorados en interiores incluían materiales como caoba incrustada de plata y cristal.

En 1929 ocurrió una de las anécdotas más famosas: el paso del tren fue bloqueado a causa de la nieve en Turquía y se retrasó por cinco días. En esto se basó Agatha Christie para escribir Murder on the Orient Express.

El último viaje del tren, en su itinerario icónico, se realizó en 1977, cuando ya se encontraba en plena decadencia. Tuvo otras rutas hasta 2009, pero no volvió a tener el mismo éxito.

Hoy en día, el nombre le pertenece a la SNCF, la compañía de trenes nacional francesa. Parte de sus vagones se conservan en categoría de monumentos históricos.

1destinos-tren-orient_express-historia.jpg (Foto: Wagon-Lits)

Hoy en día

En 2014, en París se llevó a cabo una exhibición del Orient Express. La presentó el Instituto del Mundo Árabe. La muestra incluyó carteles, documentos, anécdotas sobre celebridades y objetos “cotidianos”, como vajillas de plata.

El año pasado, por una breve temporada, algunos vagones originales fueron transformados en un restaurante pop-up, en tres destinos franceses. El menú estuvo a cargo de Yannick Alléno, chef premiado con estrellas Michelin.

Recordando el glamour

Todavía existe una forma en la que puedes vivir parte la experiencia que disfrutaron ricos y famosos de antaño. Se trata del Venice Simplon-Orient-Express, de la empresa Belmond (www.belmond.com). Lo integran 17 vagones construidos en 1920, de los cuales dos pertenecieron al Orient Express. Uno de esos carros estaba en funcionamiento durante el incidente que inspiró a Agatha Christie.

Todo comenzó en 1977, cuando el empresario James B. Sherwood deseó que los viajes volvieran a tener estilo, como en aquella época, y fue adquiriendo los carros por toda Europa. El Venice Simplon-Orient-Express se inauguró en 1982.

destinos-tren-venice_simplon_orient_express-lujo2.jpg(Foto: Cortesía Belmond) 

De marzo a octubre, entre sus principales destinos están Londres, París y Venecia; hace recorridos de uno o varios días. Una vez al año, también hace una ruta de París a Estambul.

En él, encuentras todo el lujo que podrías esperar. No solo están los empleados uniformados con look retro. Hay decorados en madera pulida, marquetería, candeleros y detalles curiosos, como los ganchos donde se ponían los relojes de bolsillo. Además, los huéspedes son recibidos con champaña y caviar.

Incluye un bar con piano y tres restaurantes. En 2018 se estrenarán nuevas suites, con diseño italiano y textiles de seda.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS