Edimburgo, la ciudad que todo fanático de Harry Potter debe visitar

J.K. Rowling se inspiró en Edimburgo para crear el universo mágico de Harry Potter
Edimburgo
Edimburgo es la ciudad de Harry Potter. (Fotos: Cortesía de Pixabay y Archivo El Universal)
14/07/2017
18:48
Marco Antonio Trejo / Clínica de Periodismo
México, CDMX
-A +A
Toda historia tiene origen en un lugar clave, aquél en el que el escritor encuentra su fuente de inspiración, toma una pluma y echa a volar su fantasía; y aunque J.K Rowling ya tenía un par de capítulos de su primer libro “Harry Potter y la piedra filosofal” cuando llegó a Escocia, fue en Edimburgo donde desarrolló la saga.
jk_rowling_0.jpg
El primer lugar que debes conocer si estás en la ciudad de Edimburgo es el café The Elephant House, allí Rowling pasó varios años escribiendo los tomos de Harry Potter. Ubicado en el número 21 del puente George IV, el recinto destaca por su fachada roja, y si aún tienes dudas acerca de si es el lugar auténtico, en la entrada hay un mensaje que dice: Birthplace of Harry Potter -lugar de nacimiento de Harry Potter-.
 
La escuela Hogwarts fue otro elemento que tomó Rowling de Edimburgo. El Colegio George Heriot le sirvió a la escritora como modelo; esta escuela fue hogar del rey James VI de Escocia y su esposa Annie de Dinamarca hace casi 400 años, tras su muerte se convirtió en una escuela para que los huérfanos recibieran educación. El Colegio George Heriot se encuentra sobre la calle Lauriston Place y es sencillo reconocerlo por su imponente estructura.

La Victoria Street tiene forma de “C” y está llena de comercios y transeúntes por lo que se dice que J.K Rowling se inspiró en esta calle para crear el Callejón Diagón cuya característica principal es que se encuentra llena de comercios para magos.

calle_victoria.jpg
Si quieres apreciar la ciudad de Harry Potter desde lo más alto, la colina Arthur's Seat te espera en la punta de sus 251 metros, donde obtendrás una vista panorámica de toda la ciudad. Existen dos teorías respecto al nombre de la colina cuya traducción sería “el asiento de Arturo”. La primera indica que podría ser una referencia al Rey Arturo y la segunda que es una modificación de “el asiento del Arquero”, alusión al uso de la colina como defensa de la ciudad.

En el Hotel Balmoral de Edimburgo, en la habitación 522, J.K. Rowling puso fin al último libro de Harry Potter y para enmarcar el momento, la autora dejó una nota en una pieza de mármol con la fecha en que se escribieron las últimas líneas: 11 de enero de 2007.

hotel_balmoral.jpg
Además de Harry Potter, Edimburgo cuenta con una rica historia que se puede revivir en el lugar más emblemático de la ciudad: el Castillo de Edimburgo que se localiza sobre la colina Castle Hill. Este lugar ha sido una fortaleza en muchas batallas a lo largo de la historia. Todos los días -menos los festivos y domingos- a las 13:00 se dispara el cañón One o'clock Gun cuyo sonido puede oírse en toda la ciudad. Dentro del castillo, se encuentra el Museo Nacional de la Guerra de Escocia.

 

INFORMACIÓN RELACIONADA

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS