Negev, un desierto fuera de la ruta clásica

Este paisaje marciano en la tierra está lleno de formaciones geológicas, vino y aceite de argán, fabuloso para tu piel
Timna Park, famoso por sus formaciones geológicas. Cuenta con 10 rutas señalizadas. (Foto: Istock)
Timna Park, famoso por sus formaciones geológicas. Cuenta con 10 rutas señalizadas. (Foto: Istock)
03/05/2017
00:00
Igor Galo
-A +A

[email protected]

David Ben-Gurion, uno de los creadores del Estado de Israel, dijo hace medio siglo: “Es en el Negev donde la creatividad y el espíritu pionero de Israel será comprobado”. El destino —que supone la mitad del país— se ha convertido en una obsesión para los israelíes y ahora está en auge.

Aunque el camino entre Tel Aviv o Jerusalén y el mar Rojo se puede hacer en un solo día en auto, el desierto del Negev bien merece incluirse en el itinerario de viaje.

Granjas, vino y aceite de argán

A 45 minutos de Beerseba, la “puerta del desierto”, se encuentra la granja Orlyya Farm, sobre la carretera 40 (www.orlyya.co.il). Ofrece pasar la noche en tiendas de campaña o en una cabaña para dos personas con todas las comodidades. Organiza paseos a pie o en bicicleta por el desierto, sesiones de yoga y observación de estrellas.

Orlyva produce de forma artesanal el aceite de argán, excelente para la piel y el pelo. Los visitantes conocen su proceso de producción y se animan a comprarlo.

La Carmey Avdat Farm es otra granja cerca de la misma carretera 40. Cultiva orquídeas, olivos y viñedos. Abre al viajero para mostrar sus campos y vender alguno de sus vinos.

Sus cabañas tienen vistas excelentes y todas las comodidades. Ahí mismo se descubrieron petroglifos, algunos de hace miles de años.

Forma parte de la red de granjas orgánicas de todo el mundo (wwoof.net). En ellas es posible quedarse un tiempo para trabajar, a cambio de alojamiento y comida. Explora otras opciones de granjas en rng.org.il/en/tourism.

Avdat y las ciudades nabateas

Muy cerca de ambas granjas se encuentra Avdat, antigua ciudad nabatea de la Ruta del Incienso. Cuenta con un centro de información y una estación de servicios y restaurantes.

Cráter Ramón

Unos kilómetros más hacia el sur se localiza el Cráter Ramón. No es un cañón, tampoco un cráter como tal, es un majtesh, el circo de erosión más grande del planeta y un gran reservorio con 80 tipos de minerales y formaciones geológicas.

A la entrada está la localidad de Mitzpe Ramon, con todo tipo de alojamientos. Su centro de interpretación da a conocer la historia de Ramón y de su homónimo, el primer astronauta israelí.

Para recorrer el cráter a pie o en bicicleta no hace falta la compañía de un guía, pero eso sí, los paseos nocturnos están prohibidos. La visita resulta más emocionante si se acampa en una de las cuatro zonas permitidas, con servicio de regadera. Hay que llevar tienda de campaña.

Se trazaron varias rutas para recorrer este accidente geográfico, pero si no cuentas con tiempo suficiente, recomendamos un paseo de medio día en jeep (negevtrails.com).

El paisaje que nos recuerda a Marte, se ve animado con la presencia de cabras salvajes, zorros y lobos. La empresa NegevLand (www.negevland.co.il) organiza visitas guiadas en jeep, bicicleta y hasta rappel en el mirador. En el centro de visitantes y en www.negevtour.co.il hay ofertas de otras empresas y servicios.

Eilat

La carretera 40 de Israel termina en Eilat, en el mar Rojo, uno de los mejores lugares para bucear. Su clima es seco y cálido y es un destino de compras sin impuestos. Puedes dar un paseo en camello (www.camel-ranch.co.il) o visitar su acuario con un observatorio bajo el mar, el Under Water Observatory Marine Park.

Timna Park y el Sendero de Israel

A 45 minutos de Eilat se encuentra Timna Park, otro parque natural del Negev, fantástico por su historia y formaciones geológicas.

Esta antigua zona de minas de cobre, explotadas en época el emperador Ramsés III, se visita en auto hasta ciertos puntos; después hay que andar a pie o en bicicleta, siguiendo alguna de las 10 rutas señalizadas tanto para viajeros en buena forma física como para los más perezosos.

La entrada cuesta unos 10 euros e incluye un mapa con las rutas señalizadas y una proyección sobre la historia de la zona. Se puede visitar en medio día desde Eilat.

Por el Parque Timna también pasa el Sendero de Israel, una especie de Camino de Santiago para los amantes del trekking. Une Eilat con Arad, en la frontera con Líbano (negevtrails.com).

En el camino, gente local, conocida como Ángeles del Sendero, deja comida y asiste a los viajeros. Todo el Sendero de Israel está planificado para recorrerse en 21 días.

HERRAMIENTAS DE VIAJE

Renta un auto para visitar con comodidad y rapidez el sur de Israel.

No es un destino barato, pero ofrece una oferta amplia de alojamientos. Consulta tarifas en trabber.com

Lleva seguro médico. Los servicios son excelentes pero caros.

TishRei, el mes festivo judío (septiembre u octubre), es el peor para viajar por ser temporada alta.

Hay un bono de entrada a parques, por 150 shekels (unos 790 pesos), de dos semanas, a 55 recintos. También se puede comprar una entrada a seis parques naturales y arqueológicos por 110 shekels (580 pesos, aprox.).

Sitio oficial: www.goisrael.es

Mantente al día con el boletín de El Universal

Comentarios