Hostal revive horrores de guerra en Sarajevo

A través de esta experiencia quieren crear conciencia
Los huéspedes sabrán cómo era vivir en aquellos años de guerra. (Foto: War Hostel)
Los huéspedes sabrán cómo era vivir en aquellos años de guerra. (Foto: War Hostel)
18/05/2017
00:42
EFE
-A +A

Entrar en el túnel que conectó Sarajevo con el mundo durante el asedio a la ciudad, visitar el mercado de Markale, en el que 69 civiles murieron en un bombardeo, o cruzar la Avenida de los Francotiradores son parte de la oferta de turismo de guerra que ofrece la capital de  Bosnia.

Esas son varias de las paradas de algunos de los circuitos turísticos que recuerdan los años más tristes de la historia de la guerra civil de Sarajevo (1992-1995).

El Túnel D-B, popularmente llamado "de la Esperanza", y el museo que explica su historia recibieron en 2016 por lo menos a 120 mil de los 400 mil turistas que pasaron por Sarajevo.

Aún se pueden recorrer los últimos 25 de los 800 metros que tuvo el pasaje subterráneo de 150 centímetros de alto por 100 centímetros de ancho, por el que entraron armas, combustible y víveres a la ciudad y que fue también la única vía de escape durante los 30 meses que duró el asedio de las fuerzas serbobosnias.
 

Experiencia para valorar

El Hostal de  Guerra,  recibe a los visitantes en uniforme militar y con casco, una experiencia única en el mundo, asegura su propietario, Arijan Kurbasic. En el establecimiento los huéspedes pueden imaginar cómo era la vida de los sarajevitas durante la guerra que enfrentó a musulmanes, serbios y croatas de Bosnia y causó 97 mil muertos. Solo en Sarajevo hubo más de 11 mil víctimas mortales;  mil 100 eran niños.

El hostal, por el que uno se mueve a la luz de velas, ofrece habitaciones con focos conectados a acumuladores y ventanas tapadas con plástico y gruesas mantas militares.

El personal sirve los alimentos que se comían en la guerra, como pastel de arroz, lentejas, pan sin levadura o una lata de sardinas. Quien duerma aquí, escuchará durante toda la noche ruidos de explosiones.

Kurbasic desea que sus visitantes, al vivir estas difíciles condiciones sean más conscientes de lo afortunados que son de tener las comodidades de la vida contemporánea.

Los guías aseguran que a los turistas les gusta escuchar historias de la valentía y la creatividad de la gente y de su capacidad de sobrevivir en las condiciones “de una vida sin nada". https://warhostel.com/

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

Comentarios