Se encuentra usted aquí

11 datos que no sabías del Titicaca

Es el lago navegable más elevado del planeta y el segundo más grande de Sudamérica
Caballito de Totora es un transporte hecho de la planta del mismo nombre. (Foto: Istock)
Caballito de Totora es un transporte hecho de la planta del mismo nombre. (Foto: Istock)
16/05/2017
00:00
Staff
-A +A

1. La leyenda inca.
Una de tantas versiones dice que los apus (espíritus de las montañas) se enfadaron con los hombres y mujeres por desobedientes. Ellos habitaban un gran valle, donde ahora está el Titicaca. En venganza, enviaron pumas para acabar con la humanidad. Ante esa tragedia, Inti, el dios Sol, lloró durante 40 días. Aquel valle quedó sumergido en sus lágrimas. Solo se salvaron un hombre y una mujer dentro de una balsa, Manco Capac y Mama Ocllo, hijos de Inti y dioses fundadores del reino del Tahuantinsuyo o Imperio Inca. Así surgió una nueva vida en la Tierra.

2. La versión aimara

La leyenda inca se confunde con la de los aimara, un pueblo cuyos herederos, al igual que los uros, habitan en el Titicaca. Para ellos, Viricocha, el dios creador de todo, surgió de estas aguas para enseñar a los sobrevivientes el buen camino, después de una gran inundación. Hay investigadores que afirman que este suceso está relacionado con el diluvio universal.

3. Islas flotantes

Los uros construyeron islas flotantes con juncos de totora, que alcanzan tres metros de espesor. Las atan al fondo del lago, pero a veces se desamarran en la noche con el vaivén del agua y cuando amanece, las familias que viven en las islitas se encuentran “norteadas”. Las habitan descendientes de los uros y los aimara. No todas las familias permiten que los turistas los visiten y, mucho menos, les comparten su estilo de vida. Pero hay otras que, incluso, ofrecen hospedaje.

3. Caballitos de totora

La totora es una planta que crece en humedales y lagunas de la región. Con ellas se han construido a mano balsas. Los caballitos de totora se originaron en la costa norte de Perú, donde los hombres sorteaban el fuerte oleaje montados sobre balsas alargadas. Uros y aimaras –pueblos preincaicos– adaptaron estas embarcaciones a su estilo de vida en el Lago Titicaca. Ahora, las balsas son mucho más grandes, con la finalidad de pasear a turistas. Algunas tienen doble piso y la punta de la proa termina con una cabeza zoomorfa.

4. Isla del Sol

Otro mito cuenta que aquí nacieron Manco Capac y Mama Ocllo. La isla, ubicada en el lado boliviano, conserva terrazas para la agricultura y 80 ruinas arqueológicas, entre las que se encuentra la Roca Sagrada y una construcción laberíntica, desde donde, supuestamente, se construyeron túneles subterráneos que conducían otras ciudades hoy también sumergidas.

5. Isla de la Luna

Está junto a la del Sol. Aquí se levantó el Palacio de las Vírgenes del Sol. Ahí vivían doncellas candidatas a futuras esposas del emperador. Solo él podía entrar a este lugar.

6. Isla de tejedores

Si quieres un chullo (el clásico gorro andino) tejido con maestría, tienes que ir a Taquile, una isla del altiplano peruano que vivió apartada del mundo hasta los años cincuenta. Su arte textil fue declarado Patrimonio de la Humanidad. Las prendas se elaboran a mano o en telares de pedal. Además del chullo, es famoso el cinturón-calendario, que representa ciclos agrícolas y rituales.

7. Ciudad sumergida

Durante una expedición, en el año 2000, un grupo de arqueólogos descubrió en el lago, a 30 metros de profundidad, las ruinas de un templo del tamaño aproximado de dos canchas de futbol. Los investigadores le calcularon una antigüedad de mil 500 años. Muchos relacionan este hallazgo con el reino de la Atlántida.

8. Tiahuanaco

Todo es un enigma en esta zona arqueológica: las 175 cabezas empotradas en una pared (no hay rostro que no sea diferente entre sí); la Puerta del Sol, en cuyo dintel aparece el dios de los báculos, 48 efigies aladas y su alineación solar; el repentino abandono del lugar; sus misteriosos habitantes que, según los aimaras —quienes invadieron Tiahuanaco en el siglo XII—, eran gigantes. La tradición aimara describe a Viricocha y a otros dioses como seres venidos del mar, con escamas. Se calcula que la ciudad floreció entre el año 300 y 1000 de nuestra era, aunque sus comienzos se remontan A alrededor del año 2000 a.C. Se sabe que estaba dedicada a Viricocha, el creador del universo.

9. En autobús o a todo lujo

El lago está a dos horas de camino, en autobús, desde La Paz, Bolivia. En Perú hay varios servicios de tren que parten desde Cusco a la ciudad de Puno, a orillas del Titicaca. El Andean Explorer cuenta con servicio de primera clase y ventanas panorámicas para contemplar el paisaje andino en todo su esplendor. Su tarifa (unos 319 dólares por persona) incluye almuerzo. La otra opción es disfrutar de una experiencia de dos días y tres noches a bordo del lujoso Belmond Andean Explorer, con varias paradas y cabinas privadas con amplias camas. El precio por persona es de mil 400 dólares, aproximadamente. www.perurail.com

10. Es el lago navegable más elevado del planeta y el segundo más grande de Sudamérica. Yace entre la cordillera de Los Andes y lo comparten Bolivia y Perú.

11. Se ubica a tres mil 800 metros de altura sobre el nivel del mar. Alcanza 284 metros de profundidad máxima. Tiene ocho mil 372 kilómetros cuadrados de extensión. Hay 41 islas hay en el lago, aunque, algunos dicen que son 42 y otros que 36.

Mantente al día con el boletín de El Universal

Comentarios