El bosque de bambú que derrocha belleza

Kioto es dueño de esta maravilla natural ideal para apaciguar el espíritu
Los bambús de Sagano se elevan hasta 20 metros de altura.
Los bambús de Sagano se elevan hasta 20 metros de altura.
02/04/2017
06:00
Zoé Navarrete
-A +A

[email protected]

Kioto es una de las ciudades más grandes de Japón y con un incalculable legado histórico, artístico y arquitectónico. Ubicada en la isla de Honshu, tiene 17 templos que son Patrimonio de la Humanidad, pero una parada obligatoria es el mítico bosque de bambú de Sagano.

A los pies del monte Arashiyama, crecen alrededor de 50 variedades de bambú que se elevan hasta los 20 metros de altura.

El escenario de fantasía permite escuchar el murmullo de la planta, agitada suavemente por la brisa marina que roza sus copas; este es uno de los 100 sonidos característicos de Japón.

El sitio es un lugar de meditación para los japones, quienes consideran al silencio como algo sagrado.

La mejor hora para visitarlo es por la mañana, cuando las tonalidades de verde cambian de acuerdo a la posición del sol.

En los alrededores del bosque de bambú se ofrecen excursiones en tren o barca a través del rio Oi. También se puede andar en bicicleta, hay recorridos guiados.

Otras joyas

Al interior del monte Arashiyama está el templo Tenryuji "Templo Celestial del Dragón", uno de los más grandes de Kioto. Tiene un jardín zen del siglo XIV y un estanque con peces carpa.

Otro templo imperdible es Otagi Nenbutsu Ji, conocido por sus  mil 200 estatuas de piedra llamadas "rakan", se encuentran cubiertas de musgo y fueron talladas por los adoradores del templo. Si se miran de cerca se aprecia que cada estatua tiene una expresión diferente y hasta divertida.

El viajero se puede encontrar con el reino de los macacos japoneses en el parque Iwatayama. Hay que subir muy alto para llegar al lugar donde los monos pasean libremente.

Otras cosas por hacer en Kioto

Maquillarte y vestirte como Geisha y tomarte fotografías.

Tomar una lección de espada samurai con todo y traje.

Participar en una ceremonia de té

Practicar meditación zen

Aprender de caligrafía japonesa

Crear figuras de origami (se cree que si haces 100 grullas puedes pedir un deseo)

Si quieres saber más visita: kyoto.travel/es

Con información de El Mercurio/Chile

 

 

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS