Sharapova se esconde previo a su regreso

La tenista regresa después de 15 meses de suspensión por consumir sustancias prohibidas
AFP
24/04/2017
12:54
DPA
-A +A

Con polémica por la invitación recibida y manteniendo un perfil bajo en sus días previos, la tenista rusa Maria Sharapova regresará esta semana a la competición en el torneo de Stuttgart para poner fin a 15 meses de sanción por doping.

La ex número uno del mundo recibió una "wild card" que le permitirá participar en un torneo que se adjudicó en 2012, 2013 y 2014 y disputará el miércoles su primer partido tras expirar en la medianoche del martes la suspensión por consumir el fármaco prohibido meldonium.

Sharapova se entrenó hoy a puerta cerrada en el complejo deportivo SV Sillenbusch en la ciudad del suroeste alemán. Durante dos horas y media jugó en una cancha techada lejos de las miradas curiosas y a la que sólo tenían acceso los miembros del club.

La deportista rusa escogió este club con unos pocos centenares de socios para practicar desde su llegada a Stuttgart el viernes pasado, según trascendió. Hoy llegó al club acompañada de su equipo y enfundada en una chaqueta negra. Usó un acceso lateral para entrar y salir con rapidez del predio.

Sharapova, que debutará el miércoles ante la italiana Roberta Vinci, es embajadora de la marca alemana de automóviles deportivos Porsche, que patrocina el torneo. La última vez que jugó en Stuttgart perdió en segunda ronda en 2015 contra la germana Angelique Kerber. 

Su último partido antes de dar positivo de doping el 26 de enero de 2016 la enfrentó a la estadounidense Serena Williams en cuartos de final del Abierto de Australia. 

La aparición de Sharapova en Stuttgart ha generado gran expectativa. El número de periodistas que cubre el torneo se ha casi duplicado frente a años pasados y este año están presentes, entre otros, la televisión estadounidense CNN y la emisora estatal rusa RT.

La ganadora de cinco Grand Slams y ex número uno del mundo es considerada la mujer de mayores ingresos en el mundo del deporte -se calcula que unos 20 millones de dólares al año-, la mayoría provenientes de contratos de patrocinio y de su marca de golosinas Sugarpova. 

Sharapova fue suspendida por dos años tras dar el 26 de enero de 2016 positivo de meldonium, un fármaco que contribuye a mejorar la capacidad física de personas con problemas sanguíneos que fue incluido en la lista de sustancias prohibidas el 1 de enero de ese año. 

El castigo se extendía originalmente hasta enero de 2018, pero fue reducido de dos años a 15 meses por la Corte Arbitral del Deporte (CAS). El alto tribunal deportivo con sede en Lausana consideró que la Federación Internacional de Tenis (ITF) no informó adecuadamente sobre la inclusión del meldonium en la lista de sustancias prohibidas a partir del inicio de 2016.

Algunas jugadoras como la primera favorita del torneo, Kerber, criticaron la decisión de invitar a Sharapova, que también ha recibido "wild cards" para los certámenes de Roma y Madrid pero no así, por lo menos hasta ahora, para los Grand Slam del Abierto de Francia y de Wimbledon.

El debate se avivó el fin de semana al no recibir una "wild card" la campeona de 2011 Julia Görges. La alemana contribuyó este fin de semana con dos victorias individuales contra Ucrania a mantener a Alemania en el Grupo Mundial de la Fed Cup.

"Julia no se puede quejar porque en el pasado le dimos wild cards", dijo hoy el director del torneo, Markus Günthard, y sostuvo que los organizadores habían tomado "la decisión correcta" al invitar a Sharapova.

Vinci, la primera rival de la rusa, sumó hoy su voz a las críticas al "wild card" a Sharapova, aunque destacó sus cualidades tenísticas.

"Yo personalmente no estoy de acuerdo con la invitación", dijo la italiana. "Sé que ella es importante para el tenis. Es sin dudas una gran jugadora y no tengo nada personal en contra de ella. Ha pagado por su error y puede volver a jugar, pero sin el wild card".

La rusa ha entrenado muy duro para su regreso al circuito y ha mantenido un perfil bajo desde que dio positivo en el Abierto de Australia. Debido a la suspensión no puede hacer ninguna aparición oficial ni dar entrevistas oficiales o entrenar en las instalaciones del torneo antes de que expire la sanción.

"Mi entrenamiento en los últimos meses ha sido verdaderamente bueno", sostuvo el mes pasado en la red social Facebook.

El retorno de Sharapova es visto por algunos también como una bendición para el tenis femenino al quedar fuera durante unos meses por su embarazo la otra gran figura del circuito, la estadounidense Serena Williams.

Kerber, campeona del Abierto de Australia y del US Open en 2016, no ha conseguido un estatus similar. La alemana aún no ha ganado títulos este año y fue relegada hoy por Williams de la cima del ranking femenino, pero la podría recuperar el trono si alcanza las semifinales.

Al igual que las otras cabezas de serie Karolina Pliskova, Simona Halep y la ganadora de Roland Garros Garbiñee Muguruza, Kerber jugará directamente la segunda ronda y podría verse las caras con Sharapova si ambas llegan a semifinales.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS