Rory tiene regreso a lo grande

El norirlandés deja atrás sus dolencias y firma una tarjeta de 65 golpes para encabezar el torneo de Chapultepec
(ORLANDO JORGE RAMÍREZ. USA TODAY SPORTS)
04/03/2017
00:32
Ramón Treviño
-A +A

[email protected]

Lo que Rory McIlroy necesitaba para colocarse en la primera posición del México Championships era pura adaptación.

Su lesión en la costilla y la altitud de la capital del país ya no fueron rivales para el norirlandés, quien culminó la segunda ronda del campeonato con un score de seis tiros bajo par, con un total de -9, a dos golpes de Phil Mickelson, Ross Fisher y Justin Thomas.

El europeo comenzó destacadamente el World Golf Championships, pero ayer estuvo mucho mejor. En el hoyo 14, McIlroy buscó meter la bola en el green, a dos metros de la bandera, pero un afortunado bote le regaló un eagle, que lo mandó a lo más alto de la tabla. Seis birdies le ayudaron a que se alejara un poco más de los segundos lugares. Aún así, Rory no pudo consagrarse con un pájaro, que parecía hecho, en el último hoyo de la tarde, por lo que cerró con un par. Dos bogeys, en el 12 y 17, no lo desconcentraron.

“Estuve con mucho más energía”, aclaró el profesional, quien no se sentía del todo bien físicamente en la primera ronda. “Si alguien me hubiera dicho hace unos días que iba a estar en lo más alto, no le hubiera creído”.

El campeón de cuatro Majors reiteró que ya no se sentía desgastado como el primer día de competencia y que ha recuperado la confianza en sí mismo. “Pude descansar muy bien. Me siento excelente y listo para regresar”.

McIlroy todavía no piensa en el trofeo, pues quedan dos días de competencia y detrás de él se encuentra un experimentado Phil Mickelson.

El estadounidense se mantuvo mucho en par, su primer pájaro llegó hasta el hoyo 6 y consiguió otros tres, más adelante. En el 14, curiosamente el águila del norirlandés, fue un espantoso bogey.

Lamentablemente, el caddie del zurdo, Jim “Bones” Mackay se tuvo que retirar del campeonato, al igual que el sueco Henrik Stenson el jueves, por molestias estomacales. El hermano de Phil, Tim Mickelson, fue el encargado de cargar los bastones del profesional. “Muy desafortunado lo de ‘Bones’”, comentó el californiano. “Por fortuna no fue en el Masters, lo digo porque él tiene un estudio de todo el campo y de cada green. Aquí, somos nuevos, entonces no hay tanto problema. Aparte, Tim es un gran conocedor”.

Empatado con Mickelson está Ross Fisher, número 72 en el ranking mundial, quien de manera modesta y sin mucho ruido, consiguió cinco birdies, gracias a un soberbio putter. “Estoy utilizando un palo distinto y me siento muy bien con él. Trabajé con éste en las prácticas y me ha funcionado perfecto”.

Por su parte, el mexicano Roberto Díaz tuvo una pésima tarde. El veracruzano empezó con una tarjeta en par, que no pudo mantener en su segunda tarde en el Club Chapultepec. Un doble bogey y cinco bogeys fueron los errores que le costaron muy caro al veracruzano. “Es cuestión de olvidar lo sucedido”.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS