Locura boricua por pelos rubios

Todos en la isla quieren imitar a los peloteros ‘güeros’, hoy finalistas
El tinte en tono rubio escasea en los últimos días, por euforia beisbolera (DANICA COTO. AP)
22/03/2017
00:32
San Juan
-A +A

El tinte para cabello escasea en farmacias y tiendas de cosméticos de Puerto Rico, a raíz de que un número creciente de hombres busca tornar rubio su cabello, tal como lo han hecho los miembros de la selección de beisbol de la isla, que disputarán la final del Clásico Mundial.

Lo que comenzó como una broma entre algunos integrantes del equipo, se ha transformado en una especie de locura en Puerto Rico. La tendencia alcanzó nuevos niveles el martes, horas después de que la selección boricua venció a Holanda en la semifinal.

Puerto Rico, que marcha invicto, se presentó a la primera fase del certamen con gran parte de sus peloteros con cabello rubio.

“Desde que comenzaron a ganar, esto no ha parado”, comentó Myrna Ríos, gerente del establecimiento de cosméticos Sally Beauty Shop en San Juan. “Nos hemos quedado sin producto en la mayoría de nuestras tiendas”.

No importa si es cobrizo, platinado o dorado, cualquier tono de rubio es codiciado en una isla donde la mayoría de los hombres tiene cabello oscuro y grueso. Muchos de ellos son ahora blanco de bromas, por su nueva imagen.

Y quienes son calvos, han optado por teñirse la barba, en un homenaje al coach Carlos Delgado.

Desde conductores de noticiarios hasta estudiantes universitarios han abrazado la moda del “Team rubio”.

Entre ellos figura el ingeniero civil Christian Rodríguez, quien se tiñó la barba el sábado, luego
de visitar cuatro farmacias diferentes para encontrar el producto que necesitaba. Al comienzo, no se pintó el cabello porque consideró que se vería mal el domingo en la iglesia.

Pero luego, notó que seis asistentes a la misa habían acudido con el pelo rubio. Así que el martes le llamó a un amigo que es estilista y le solicitó ayuda para teñirse de rubio platino.

Rodríguez se quejó de una sensación quemante durante el proceso de dos horas que requirió el teñido. Luego, le envió las imágenes a su esposa, quien le respondió con el dibujo de un monito que se tapaba los ojos.

La actuación de los peloteros ha levantado el ánimo de una isla sumida en una recesión de una década y a la que espera un tortuoso camino hacia la recuperación, en medio de medidas de alta austeridad por parte del gobierno.

Los puertorriqueños sueñan con el título.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS