Con la ambiación de un principiante

Roger Federer se confirma como un fuera de serie al llegar a semifinales en Australia, a sus 35 años y tras una cirugía
DITA ALANGKARA. AP
25/01/2017
00:34
Con información de agencias
-A +A

ALEJANDRO Rodríguez

[email protected]

Roger Federer sorprende. Ya está en las semifinales del Abierto de Australia, pese a venir de seis meses de inactividad. A sus 35 años, el suizo está a dos victorias de volver a ganar un título de Grand Slam, algo que no logra desde hace cinco años.

“Roger se está mostrando como el gran jugador que es. Que tenga estos resultados después de su larga inactividad es sorprendente. Sobre todo, que no ha perdido esas ganas y ese amor por el tenis, que para mí es lo más importante”, analiza Leonardo Lavalle, ex tenista profesional.

El helvético, actual raqueta 17 del ranking mundial, suma cinco victorias en el primer “grande” del año, en donde lució como en sus mejores tiempos ante el japonés Kei Nishikori 6-7 (4), 6-4, 6-1, 4-6 y 6-3, en partido de cuarta ronda que duró tres horas y 23 minutos.

“A Roger se le ve en buena forma, físicamente recuperado de todas la lesiones, con buena movilidad y reacción. Ha sido sorprendente. En los primeros partidos no se le vio tan fuerte y ha venido de menos a más. ¿Por qué no?, puede ganar el título ahora que está en las rondas finales”, comenta Lavalle.

Ayer dio hoy una lección de “passing shots” al alemán Mischa Zverev, a quien derrotó por 6-1, 7-5 y 6-2, y mostró que no hay secuela alguna de su lesión de rodilla, la cual le provocó la ausencia más larga de su carrera.

“Nunca me imaginé que mi regreso sería tan bueno”, reconoció el suizo al término de su partido de cuartos de final. “Cuando vi el cuadro, le dije a los periodistas suizos que quizás podría ganar algunas rondas y llegar hasta octavos o cuartos”.

“Estoy muy feliz por jugar a este nivel. No pensé que iba a jugar así tan pronto”, añadió Federer, que en su camino a semifinales tumbó a dos top ten, al checo Tomas Berdych y a Nishikori.

Lavalle, último mexicano en ganar un torneo ATP en singles, advierte que su desempeño lo tiene con opciones de alcanzar el título, que sería el Grand Slam 18 de su laureada carrera.

“Está más cerca que nunca. Quizás en su mejor superficie. La cancha de Australia está bastante rápida y eso le beneficia, sobre todo porque son muchos puntos cortos. Está en la mejor posibilidad de ganar el título, quizá exceptuando Wimbledon. Sería todo lo contrario si estuviera en Roland Garros”, apunta.

En la madrugada del jueves tendrá delante al número cuatro del mundo, su compatriota Stan Wawrinka que venció al francés Jo-Wilfried Tsonga por 7-6 (2), 6-4 y 6-3 para avanzar por tercera vez a las semifinales de Australia, donde levantó en 2014 el primero de sus tres Grand Slam.

Federer y Wawrinka se han medido hasta el momento en 21 ocasiones, con un balance muy favorable para el primero, que ganó 18 de esos enfrentamientos, incluidos los 13 que jugaron sobre superficie dura.

Pero Wawrinka avisó: “Ahora tengo más confianza en mí mismo que antes y cuando salgo a la cancha sé lo que tengo que hacer si quiero ganar”.

El tenista de 31 años se deshizo sin embargo en elogios hacia Federer, al que considera su amigo y con el que ganó la Copa Davis y un oro olímpico en la modalidad de dobles.

“Está jugando muy bien desde el principio del torneo. Tuvo algunas dudas en las dos primeras rondas, pero desde entonces está volando en la cancha”, aseguró Wawrinka. “Es bonito verle de nuevo a ese nivel”.

Lavalle ve que el vencedor de este partido tendrá más opciones de ganar el torneo que el de la otra semifinal, que se habrá disputado en las primeras horas del día, entre el zurdo español Rafael Nadal y el canadiense Milos Raonic.

“Me encantaría que se coronara Roger. Creo que el ganador me parece saldrá del partido entre Roger y Stan”. 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS