Una endiablada reacción

El México le da la vuelta a Tigres y empareja la serie en duelo que fue feria de batazos
El capitán de los Pingos, Iván Terrazas, fue el motor ofensivo de la flotilla local al impulsar tres carreras. Foto: ELIZABETH FUENTES. JAM MEDIA
05/07/2015
00:28
Ariel Velázquez
-A +A

[email protected]

Una bonita costumbre han adoptado los Diablos Rojos del México al conseguir otra endiablada reacción con la que doblegaron 12-7 a los Tigres de Quintana Roo en el segundo encuentro de la serie del clásico del beisbol mexicano, que nuevamente resultó una feria de batazos.

Cuando parecía que los felinos se adueñarían de la pizarra, la novena capitalina aprovechó el inning de la suerte para conseguir un racimo de siete anotaciones que le dieron vuelta al resultado y les brindó un colchón suficiente para que el bullpen cerrara el triunfo escarlata.

El capitán Iván Terrazas cargó con el peso ofensivo de los Pingos al impulsar tres carreras.

La serpentina de los felinos se derrumbó en la séptima entrada, en la que tuvieron que ocupar a tres lanzadores de relevo que se combinaron para recibir siete imparables y seis carreras limpias. Cyle Hankerd comenzó el festín escarlata al remolcar con sencillo a Ramón Urías, que en ese momento ponía la pizarra 5-5.

El México se fue al frente gracias a un doblete de Juan Carlos Gamboa, mientras que Jesús Fabela, con imparable, extendió la ventaja.

El novato del año 2014, Carlos Figueroa, con un imparable hizo sonar la registradora dos veces más para la causa del actual campeón de la Liga Mexicana de Beisbol.

Los de Quintana Roo intentaron venir de atrás, pero en la alta del octavo rollo frenaron su reacción, que se quedó estéril después de dos carreras. Esteban Quiroz disparó batazo de dos almohadillas que mandó al plato a Francisco Peguero, y José Heberto Félix firmó la séptima rayita para el ‘Equipo que nació campeón’.

En la baja de ese mismo inning, los comandados por Miguel Ojeda agregaron una carrera más tras el doblete que sacudió Gamboa.

La victoria correspondió al puertorriqueño Jonathan Albadalejo, quien tiró una entrada sin recibir ningún castigo y ponchó a dos enemigos.

El descalabro se le registró al relevista Adrián Ramírez. El derecho aceptó cinco imparables y cinco carreras en un tercio de labor sobre el montículo del Fray Nano.
Los Diablos llegan a 54 triunfos en la campaña y hoy en punto de las 12:00 horas buscarán adueñarse del tercer duelo de la serie.

Quintana Roo se queda a dos juegos y medio de los Leones de Yucatán, que lideran la Zona Sur.

En el inicio del sexto rollo, el estadounidense Dustin Martin dio un cuadrangular solitario que parecía ser el batazo con el que los Tigres ganarían la serie y con ello emparejar a los Sultanes de Monterrey como los únicos conjuntos en ganar una disputa en el parque Fray Nano.

En el despertar del encuentro los Tigres aprovecharon para anotar la carrera de la quiniela con un batazo de doble play de Jorge Cantú que permitió a Greg Golson timbrar, para el deleite de los aficionados capitalinos que una vez más tuvieron a sus bengalíes como lo era antaño.

El marcador volvió a emparejarse en la parte baja del primer inning con un doblete de Emmanuel Ávila que impulsó a Iván Terrazas.

En la parte alta del tercer rollo los visitantes consiguieron un rally de tres anotaciones gracias a un error del segunda base, Ramón Urías, que concedió un par de carreras en los spikes de Golson y Carlos Alberto Gastelum. Después entró otra con un elevado de sacrificio de Dustin Martin.

Pero el México emparejó en la baja del quinto capítulo con un ramillete de tres carreras.

Con esto, los Diablos Rojos se adueñan de la serie anual al conseguir el cuarto triunfo.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS