El gran ‘Nole’ ruge en Wimbledon

El serbio gana su tercer título en la catedral y ratifica dominio al vencer a Roger Federer
Novak Djokovic, uno del mundo, abrazó el trofeo para demostrar a la afición que le dio la espalda que es el mejor. Foto: STEPHEN LOCK. XINHUA
13/07/2015
00:45
Agencias
-A +A

Londres.— El número uno del mundo, Novak Djokovic, demostró que sigue siendo el rey absoluto del tenis con la conquista de su tercer título en el torneo de Wimbledon al superar al suizo Roger Federer en la final por 7-6 (1), 6-7 (10), 6-4 y 6-3.

Con un rugido explosivo y el pecho inflado, el serbio puso fin a una gran definición tras dos horas y 56 minutos en una catedral del tenis que se volcó claramente en favor del suizo.

A sus 28 años, Djokovic consiguió su noveno trofeo de Grand Slam en su carrera. “Creo que tengo muchos más años para empujar mis límites. Tengo 28 años, no me siento viejo y estoy en una excelente condición”, dijo el serbio en la rueda de prensa tras ganar su tercera corona en el All England.
Federer, por su parte, quedó en las puertas de convertirse en el tenista más longevo en ganar Wimbledon en la Era Abierta.

“Aún estoy hambriento y motivado para seguir jugando”, dijo el suizo, que el mes que viene cumplirá 34 años. “No sé cuánto más pueda jugar en este nivel. Nunca es divertido perder, pero te repones rápido, aunque estés decepcionado”, añadió.

Un Djokovic en altísimo nivel prevaleció en la pista central al jugar mejor los puntos importantes gracias a que su devolución ganó la batalla sobre el servicio del suizo.

Tuvo un inicio duro el número uno. Una doble falta y un error no forzado de revés lo pusieron en aprietos al enfrentar dos set points cuando servía 5-6. El ánimo del público para Federer —“Demuéstrales quién es el que manda”, le gritaron— no fue suficiente, ya que Djokovic encontró un gran aliado en su primer servicio y forzó el tie-break.

Con la confianza del lado del serbio, el suizo falló bolas fáciles y terminó entregando el set con una doble falta en 45 minutos.

Djokovic, cada vez que pudo plantear rallies largos, desbordó al suizo con potencia y precisión. Pero Federer siempre estuvo cerca sólo en la parte inicial del partido.

Casi en su totalidad, la pista central dio fuerzas a Federer: si un drop suyo se quedaba en la red, se escuchaban lamentos; tras un ace, un aplauso ensordecedor. Djokovic ya vivió situaciones similares el año pasado y volvió a demostrar templanza.

“Esperaba eso de la final. Es normal porque Roger es un campeón dentro y fuera de la pista. Es alguien que ha jugado en este nivel durante muchos años y ha hecho todo lo correcto para conseguir esa clase de apoyo”, dijo el ganador de nueve Grand Slam.

Djokovic logró causarle molestias al suizo con su devolución rasante a los pies: así llegó el quiebre en el quinto game, que le dio una ventaja eventualmente decisiva a Djokovic.

“Se siente muy bien acertar una devolución contra Roger en la hierba porque es muy difícil con la precisión que tiene, y lo pude hacer en los momentos clave”, explicó el número uno.

Conforme se veía venir la caída de Federer, el público hasta llegó a abuchear un segundo servicio de Djokovic. El serbio, desafiante, festejó el octavo game con un “¡vamos!”.

En el juego siguiente completó la faena al romper nuevamente el servicio de Federer tras dos horas y 56 minutos. Entonces, Djokovic infló el pecho, pegó un alarido y celebró su tercera corona en la catedral del tenis.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS