Gustavo Ayón, un ejemplo de talento, trabajo y espíritu

El pivot mexicano es una pieza fundamental en el equipo de basquetbol del Real Madrid
Basquetbol, Gustavo Ayón, Real Madrid,
Gustavo Ayón celebra el campeonato de la Copa del Rey
19/05/2015
08:31
Ciudad de México
-A +A

"Párate debajo de la canasta y toca el aro", le dijo el entrenador Javier Ceniceros a Gustavo Ayón en el verano de 2003 en el gimnasio de la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP), en el inicio de una dura carrera que ha llevado al mexicano a ganar la Euroliga con el Real Madrid.

En esa primera prueba para ver si era reclutado por el equipo de ese instituto, Ayón, con 18 años entonces, prácticamente sin impulso alcanzó el aro, cuya altura oficial es de 3,05 metros de altura.

A continuación el entrenador le enseño movimientos con el balón y Ayón los aprendió de inmediato.

El entrenador no necesitó otra pruebas para saber que ese muchacho de 2,03 metros y de 93 kilos -actualmente mide 2,08 y pesa 110- tenía talento y potencial para ser un jugador de baloncesto, no solo en los niveles estudiantiles universitarios sino a nivel profesional.

"Yo le vi estatura, estaba muy grande y tenía buena coordinación, en eso me di cuenta de inmediato", contó Ceniceros a Efe, pero la decisión del entrenador de ofrecerle una beca al 100 % no fue apoyada por las autoridades, lo que generó una discusión.

"Les dije que el chico venía de un pueblo muy pequeño -Zapotán, en el municipio de Compostela en el estado de Nayarit, noroeste de México- y necesitaba que le diéramos todo", comentó Ceniceros.

"Me arriesgué y les dije: Gustavo va ser nuestro mejor jugador en dos años, y resultó y vemos lo que ahora es: un jugador muy importante", contó.

Luego Ayón, quien nació el 1 de abril de 1985, confirmó los pronósticos del entrenador al ganar en 2004 la Copa Universitaria y en 2005 y 2006 la liga estudiantil de la Conadeip, años en que fue nombrado parte del equipo ideal.

"Apostamos por él y lamentablemente solo estuvo tres años con nosotros porque le quedaron 'cortas' las ligas, voló más alto y se fue para la Universidad de San Jose, California, aunque se desesperó porque los entrenadores querían desarrollarlo un año más para competir en la NCAA y regresó a México", expuso.

En la Liga Nacional de Baloncesto Profesional (LNBP) de México, Ayón conquistó los títulos de 2007 y 2008 con los Halcones de Xalapa donde jugó de 2006 a 2009, con ellos se ganó el apodo de "El Titán", aunque también jugó para otros equipos de otras ligas como los Vaqueros de Agua Prieta (2007), Dorados de Playa del Carmen (2008) hasta que fue llamado para el Fuenlabrada de España (2009).

Ceniceros, responsable del baloncesto en la UPAEP dice que el trabajo y la constancia son dos características que identifican a Ayón y que ahora que ganó la Euroliga sigue mostrando.

"Gustavo es un joven con mucho carácter que siempre quiso y soñó con cosas grandes y por eso ahora está donde lo merece, en el Real Madrid y es campeón de la Euroliga".

Ceniceros dijo que Ayón siempre ha nadado contracorriente, en todos los equipos en los que ha estado siempre ha tenido que demostrar su valor y en el Real Madrid no ha sido diferente.

En el equipo español que logró su noveno título de Europa, el cual no ganaba desde hace 20 años, Ayón se juntó con jugadores como los españoles Rudy Fernández, Sergio Llul, Felipe Reyes, los argentinos Andrés Nocioni, Facundo Campazzo, entre otros.

El mexicano también jugó para los Marinos de Anzoátegui (2009) en la liga venezolana, con el CB Illescas (2009) y el Tenerife españoles y de nueva cuenta con el Fuenlabrada (2010-2011) antes de llegar a la NBA.

En su estancia en la NBA, el mexicano no tuvo la confianza de ningún entrenador y en los cuatro equipos en los que transitó, comenzando por los Hornets de Nueva Orleans (2011-2012), los Magic de Orlando (2012-2013), los Bucks de Milwaukee (2013) y los Hawks de Atlanta, no tuvo oportunidades de mostrarse. Entonces recibió la llamada del Real Madrid.

"Gustavo es un muchacho de familia tradicional, le costaba estar fuera de casa y en dos ocasiones con las maletas hechas lo detuve y le dije que su futuro estaba en la duela y no se fue", dijo Ceniceros, a quien el jugador ve como su padre deportivo y al que ha invitado en cada oportunidad que ha tenido en el extranjero.

Ayón lideró a la selección mexicana que en septiembre de 2013, ganó el torneo FIBA Américas, donde fue nombrado el jugador más valioso, y la clasificó por primera vez en 39 años al Campeonato Mundial de Baloncesto que disputó en 2014 en España.

Ahora espera ayudar a que el equipo nacional mexicano se clasifique a los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016.

Con el logro del domingo, Ayón se unió a Manuel Raga como los dos mexicanos que han sido campeones de Europa aunque el segundo lo logró en tres ocasiones con el Pallacanestri Varese de Italia en 1970, 1972 y 1973.

"Gustavo tiene un gran carácter, no se deja de nada ni de nadie; eso lo ha sacado adelante; es muy aguerrido, es un ganador y siempre está luchando por llevar su equipo a lo más alto; tiene un gran espíritu de lucha y sabe trabajar en equipo, características que lo han llevado hasta donde está", finalizó Ceniceros.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS