El Barcelona es el nuevo líder

Los catalanes golean y el Real Madrid apenas empata en casa
Luis Suárez hizo un doblete en la victoria de ayer (ANDREU DALMAU. EFE)
02/03/2017
00:39
Madrid.—
-A +A

@ El Real Madrid entregó el liderato de la Liga española al Barcelona al empatar 3-3 en casa ante Las Palmas y los azulgranas ganaron 6-1 al Sporting de Gijón en el día en el que su entrenador, Luis Enrique, anunció que abandonará el equipo catalán a final de temporada.

Barcelona vivió enormes emociones en poco tiempo. Primero goleó con enorme facilidad a un Sporting de Gijón entregado desde el inicio. Después, Luis Enrique confirmó su próxima marcha argumentando el “desgaste” sufrido en los últimos tres años. Y finalmente sus hinchas pudieron ver por televisión el desplome y la posterior reacción del Real Madrid.

De tal forma que el Barcelona es nuevo líder español con 57 puntos, uno más que el Real Madrid, aunque éste todavía tiene que jugar un encuentro que tiene aplazado con el Celta de Vigo.

Con 52 puntos queda el Sevilla, que este día se medirá al Athletic de Bilbao.

Todavía pudo ser peor para los blancos, pues a cinco minutos del final perdían por 1-3 ante Las Palmas después de jugar casi toda la segunda parte con 10 futbolistas por la expulsión de Gareth Bale. Dos goles de Cristiano Ronaldo en plena explosión de orgullo salvaron el empate, pero no el liderato.

La primera parte fue de dominio de Las Palmas, mejor colocado que el Real Madrid. Y eso que los blancos se adelantaron a los ocho minutos con un gol de Isco, pero el conjunto visitante igualó dos minutos después tras una gran jugada individual de Tana.

El equipo blanco agradeció la llegada del descanso, aunque se pegó un tiro en el pie con la absurda acción del galés Bale.

Viera puso en ventaja a Las Palmas a los 56 minutos al anotar un penalti cometido por Sergio Ramos y tres minutos después, el equipo visitante amplió la cuenta al contraataque por mediación de Kevin-Prince Boateng. El Real Madrid lo intentó todo por la vía heroica. Ramos estrelló un balón en el palo. Después, el árbitro le anuló un gol a Morata por un fuera de juego inexistente. Y lo que vino finalmente fue la locura.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS