Marchesín quiere borrar una sombra

El portero del América tiene la posibilidad hoy de lucirse frente a su antecesor en las Águilas para silenciar críticas
07/02/2017
00:37
Héctor Alfonso Morales
-A +A

[email protected]

Cada vez que Agustín Marchesín salta al terreno de juego con la playera del América, hay una sombra que aún lo persigue y le incomoda: la que dejó Moisés Muñoz. Hoy, el argentino la tendrá cara a cara en la selva chiapaneca.

Los aficionados de las Águilas han sentido nostalgia por el guardameta que, con un gol suyo permitió el inicio de una era de éxitos. Nadie que le vaya al club azulcrema podrá olvidar aquel agónico tanto de cabeza que hizo Moi en la final ante Cruz Azul en el Clausura 2013, el cual mandó la serie a la prórroga y al posterior título. El portero mexicano fue pilar en la conquista de cuatro cetros para los de Coapa. Un ídolo consagrado que salió por la puerta de atrás y se fue a Jaguares.

Llegó Marche al Ame. Las comparaciones con Muñoz han hecho sentir a inquieto al ex de Santos Laguna, según confiesa.

“Lo tomó con mucha tranquilidad [estar en América]. Me tocó llegar a Santos con Oswaldo Sánchez, un ícono no sólo de un equipo, sino de un país. Oswaldo es un grande, Moi es lo mismo, entiendo a la gente [y sus cuestionamientos], se fue un ídolo de la institución. No es fácil reemplazarlo, yo no vine a hacerlo”, acepta en entrevista con EL UNIVERSAL.

—¿Es demasiado grande la sombra de Moi?

“Estoy en América para hacer mi mejor esfuerzo. Tratar de darle el mejor Marchesín. De a poco, uno va agarrando confianza y los procesos en el cual uno viene a reemplazar a un portero que es grande. Hay que trabajar. A veces es incómodo para mí [la comparación], porque es difícil reemplazar a los jugadores, porque las personas son irreemplazables, las comparaciones son odiosas. Voy a hacer lo mejor para que no se note la ausencia de Muñoz”.

El actual portero del América llegó a la Liga MX para el Torneo Clausura 2015. Desde entonces, los números que tiene no son tan distantes a los que tiene el hoy meta de Jaguares. Marche suma un promedio de 1.2 goles aceptados por 1.1 de su antecesor con los emplumados. Sin embargo, este último ha sido superior en el cociente de atajadas por duelo (2.8 por 2.5).

Este torneo ha sido mucho más favorable para Muñoz que para el albiceleste. Moi ha aceptado apenas tres anotaciones (dos de éstas en el último partido ante Veracruz); Agustín ha aceptado el doble, razón por la que las dudas se han generado en torno de su capacidad para defender el marco águila.

Marchesín, no obstante, se defiende. Su argumento principal es que las anotaciones que recibió fueron golazos, como sucedió ante Tigres y Toluca, los primeros dos duelos ligueros en los que participó como americanista.

“Estoy contento, porque el equipo ganó [los dos últimos juegos]. Uno viene a dar lo mejor, a veces las cosas no salen como uno quiere, pero me voy con la conciencia tranquila que lo dejo todo siempre”.

“Llegué a una institución en donde uno siempre quiere hacer las cosas bien, la gente, el periodismo debe entender que uno es ser humano y se puede equivocar, acá la perfección, la institución lo requiere. La gente debe entender que no sólo es la cantidad, sino la calidad. En el tema de atajar, hay que reconocer cuando te equivocas”, expresa.

Esta noche (20:00 horas), Marchesín tiene la oportunidad, en el duelo pendiente de la jornada uno del Clausura 2017, de dar un partido memorable y dejar su meta en cero por tercera vez en el torneo.

Y de paso, claro está, alejar la sombra de Moi Muñoz, que hoy querrá despertar la nostalgia por él en el americanismo.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS