Antiguos demonios en la fiesta escarlata

Develan figura de Nemesio Díez en el día del centenario rojo
La afición se comportó a la altura del acontencimiento; festejó con medida y buen comportamiento. (ALEX CRUZ. EFE)
13/02/2017
00:34
Édgar Luna/Enviado
Toluca
-A +A

Don Nemesio Díez, patriarca de los Diablos Rojos del Toluca, quedó inmortalizado en el estadio que lleva su nombre.

El inicio de los festejos del Toluca por sus primeros 100 años de existencia quedó plasmado con la develación de la estatua de su patriarca, apostada en el lobby del estadio. Ceremonia a la que asistió toda la plana mayor del club, encabezada por su hijo Valentín, e integrantes del primer equipo campeón de los Diablos, en aquella temporada 1967-68.

Ahí estaba gente como Albino Morales, Vicente Pereda —el primer “Diablo Mayor”—, Florentino López y Juan Dosal, quienes se maravillaban y lamentaban el paso del tiempo, por los cambios que con éste han llegado.

“Antes no había nada de esto... No había nada” se maravillaba Morales, mientras que Pereda no dejaba de recibir elogios por sus ex compañeros: “Tú eres el Diablo de Diablos”.

Dosal llegó corriendo para cambiarse. A los ex jugadores se les dio un uniforme nuevo para que lucieran en la ceremonia.

Llegó el momento glorioso y la estatua de don Nemesio fue develada por su heredero, junto con sus primeros campeones. “Es un motivo de orgullo hacerle este homenaje a mi padre en este inicio de aniversario. Toluca ha sido un ejemplo de grandeza, no sólo dentro, sino también fuera de la cancha. La remodelación del estadio Nemesio Díez es una gran obra de arquitectura que lo pone en la vanguardia, no sólo en México, sino en el mundo. Al final, lo que importa no son los años de vida, sino la vida de los años”, dijo don Valentín, no sin antes dejar en claro a directivos, jugadores y cuerpo técnico: “Queremos el campeonato del Clausura 2017”.

El festejo no terminó ahí. Antes de iniciar el encuentro frente al Veracruz, los ex jugadores salieron a la cancha a saludar a la afición. Para los nuevos seguidores, esos nombres son leyendas, y para los antiguos, su sola presencia los hizo recordar aquellos años en donde la pelota era de cuero y donde jugaban —dicen— más que nada, por amor a la camiseta.

El momento fue enmarcado por el nuevo himno del equipo, el del centenario que, aseguran, no fue plagiado… “como otros”.

Todo esto engalanado con un gran mosaico, carteles ojos y blancos que cubrieron la tribuna del Nemesio Díez.

Han pasado ya 100 años desde que los Diablos fueron creados y el Infierno nunca fue un lugar tan glorioso, lleno de nostalgia y de color rojo... Rojo diablo. 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS