Bienvenidos los regaños a los canteranos de Chivas

Miguel Basulto ve con buenos ojos las exigencias
Miguel Basulto y Carlos Fierro durante un entrenamiento. Imago 7
07/08/2015
22:05
César Huerta / Corresponsal
Guadalajara
-A +A

En un equipo de futbol profesional, el aprendizaje va acompañado muchas veces de gritos. No se trata de algo malo. Es parte de crecer. Los más experimentados suelen elevar la voz para orientar a los jóvenes, en busca de que rápidamente se adapten a la exigencia. Chivas no es la excepción. Y el central Miguel Basulto ve con buenos ojos los regaños.

Mientras sea para mejorar, cualquier reprimenda es aceptable. El “Abuelo”, como le llaman sus compañeros, revela que un grito excedido por parte de un jugador de más edad, dentro del campo, no genera resentimiento alguno, pues lleva la intención de corregir lo que se esté haciendo mal. Se queda ahí. Porque al final, asegura, el vestidor es una familia.

- ¿Los más grandes cómo los orientan, qué les aconsejan?

- Siempre, obviamente, nos dan mucho apoyo, esa confianza de hacer lo que nosotros mejor sabemos hacer. Nos tratan de quitar un poco la presión, pero también nos exigen y creo que eso es muy importante porque a final de cuentas nos adaptaremos más rápido.

- ¿Un grito o un regaño de repente les puede servir a ustedes los más jóvenes?

- Claro, sí creo que cualquier regaño o lo que quieras… pero también siempre diciendo cómo hacer las cosas. No nada más se necesita regañar por regañar, sino que también decirle en dónde se está cometiendo el error y qué debe hacer para corregirlo.

- En este club, hay líderes que levantan la voz cuando algo no se hace bien, como Omar Bravo o Carlos Salcido, ¿ellos qué te han dicho?

- Simplemente me piden que haga lo mejor y dé lo mejor de mí. De igual forma, yo también siempre trato de dar lo mejor e involucrarme cada día más con el grupo y ver la manera de aportar, no sólo futbolísticamente sino también afuera del campo.

- El futbol es una cosa pasional, cuando eso se desborda dentro del campo y viene un grito que sobrepasa límites, ¿cómo lo toman los jóvenes, no queda resentimiento?

- A final de cuentas, si todo es para mejorar, que venga lo que venga. En la cancha se queda todo, ya afuera somos amigos, somos casi hermanos, esto obviamente es una familia, pasamos mucho tiempo con ellos, pero lo que pasa en la cancha, regaño o lo que tú quieras, ahí se queda.

Pide paciencia

Por otra parte, Miguel Basulto expresa total confianza en la calidad que, tanto él como el resto de los jóvenes que se encuentran en el plantel rojiblanco, pueden aportar, pero pide paciencia para que puedan explotar su máximo potencial.

“Hay jóvenes de mucha calidad y a lo mejor hay que tener paciencia, pero también dándonos responsabilidad para sentir y valorar la situación donde se está y así mejorar día con día”, explica.

“Obviamente no te hablo de paciencia de una temporada. Hay que adaptarnos lo más rápido posible. Sabemos cómo está la situación, pero también creo que necesitamos los jugadores estar más sueltos en el sentido de desarrollar mejor nuestras habilidades”, sentencia el “Abuelo”.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS